Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 7, Número 72, Septiembre de 2008

Sistema Base de Reactivos

Rebeca Valenzuela Argüelles


 

La Base de Reactivos es un sistema que permitirá a la UNAM, a través de su Centro de Enseñanza para Extranjeros (CEPE) certificar el español mediante Internet, de tal forma que cualquier persona desde distintas partes del mundo podrá acceder a un instrumento de evaluación que cuenta con estándares de calidad internacional, tanto en lo académico como en lo tecnológico.

Serán dos exámenes los que se diseñarán y aplicarán con esta herramienta, uno de ellos, el Certificado Internacional del Español (CIE), el cual surge de un convenio entre la UNAM y el Instituto Cervantes, permite la evaluación de las cuatro habilidades (comprensión de lectura, expresión escrita, comprensión auditiva y producción oral), reafirmando así el liderazgo de la UNAM en el ámbito académico de habla hispana.

El segundo es el Examen de Posesión de la Lengua (EPLE), un instrumento con el cual el CEPE había venido evaluando tradicionalmente a los estudiantes extranjeros no hispanohablantes que solicitan su ingreso a la UNAM. Hasta hoy, el EPLE se había aplicado en versión papel, dentro de un ámbito muy restringido. Su automatización permitirá que los estudiantes extranjeros lo tomen en sus lugares de origen.

De esta forma, el proyecto contempla dos de los grandes retos de la Universidad, por un lado mejorar la calidad de la evaluación de los estudiantes, y por el otro acrecentar la equidad en el acceso mediante el uso y aplicación de nuevas tecnologías.

Además, gracias al empleo de la especificación de Interoperabilidad de Preguntas y Pruebas (Question & Test Interoperability – QTI) del Consorcio de Aprendizaje Global IMS, la Base de Reactivos es única en su tipo en nuestra casa de estudios, apegándose a los lineamientos y recomendaciones que favorecen la preservación, uso y aprovechamiento de la información.

En lo que se refiere a su funcionalidad, este sistema habilita al profesor para generar una amplia diversidad de reactivos, así como un gran número de exámenes, con diferentes combinaciones de preguntas, además de la posibilidad de calibrar su efectividad mediante herramientas estadísticas que le retroalimentan (figura 1).


Figura 1. Qué permite hacer la Base de Reactivos.

Los reactivos o ítems que construye el profesor en este sistema pueden asociarse con lecturas, imágenes y audio, lo que brinda una gran riqueza de representación en los contenidos, aprovechando los recursos multimedia que ofrece el uso de la computadora durante la aplicación de exámenes. Los tipos de reactivo disponibles actualmente en la herramienta son falso o verdadero, opción múltiple, relacionar columnas, insertar idea, corrección de errores y respuestas en textos con huecos (close).

Esta herramienta también facilita el diseño de exámenes equivalentes en grado de dificultad, apoyándose en la información que proporciona sobre cada uno de los reactivos. Asimismo, es posible mantener el historial sobre la evolución y mejora que han sufrido dichos instrumentos a lo largo de las diferentes aplicaciones.

Al sistematizar sus exámenes, la UNAM agiliza su aplicación y la obtención de resultados, así como el análisis estadístico de los ítems, lo que proporciona información a los diseñadores sobre el comportamiento de dichos instrumentos.

La Base de Reactivos es en sí misma una herramienta de autoría de reactivos y exámenes, un banco de reactivos que los reúne en un mismo sistema, una herramienta que permite diseñar y construir exámenes, así como un sistema para la aplicación y prueba de éstos en diferentes centros (figura 2).


Figura 2. Estándares e intercambio de información entre sistemas.

Beneficios para la UNAM

Contar con bancos de reactivos brinda a la UNAM la posibilidad de concentrar los esfuerzos y riqueza de experiencia de los profesores en un sistema, lo que permite compartir y reusar el arduo trabajo realizado en el diseño de exámenes.

En lo que se refiere a la apariencia de la Base de Reactivos, es posible personalizar su diseño gráfico de acuerdo con el proyecto, debido a que el contenido es independiente de su aspecto gráfico; de esta manera se facilita el reuso de la herramienta en diferentes contextos del quehacer universitario.

Este sistema significa un importante ahorro de recursos para nuestra casa de estudios en papel, reproducción, almacenamiento, por mencionar algunos; lo que trae como consecuencia, entre otras, un paso hacia delante en la protección del medio ambiente.

La Base de Reactivos atiende al compromiso de la Dirección General de Servicios de Cómputo Académico, que es el de promover la socialización del conocimiento entre sistemas a través del uso de estándares, con objeto de compartir la riqueza de los profesores que diseñan exámenes, así como el aprovechamiento de las tecnologías para la mejora de los procesos educativos


Para mayor información:
http://www.cepe.unam.mx

 

 

Inicio | Contacto |