Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 7, Número 73, Octubre de 2008

El uso de las computadoras en México.Efectos sociales y
laborales

Ciro Alberto Vergara

 

Cuando se comienzan a utilizar las computadoras en México, su influencia en la sociedad tuvo muy poco impacto ya que su uso se restringía a cuestiones demasiado técnicas. Las humanidades y las ciencias médicas se consideraban campos ajenos a la computación y, desde luego, los medios se ocupaban poco de estas disciplinas. La capacidad tecnológica de las computadoras, “cerebros electrónicos”, llegaba al público a través de películas y programas de ciencia ficción, de la TV en blanco y negro.

El desconocimiento de las implicaciones sobre la instalación y manejo de las computadoras trajo consigo algunos problemas. En un primer momento, los altos directivos al autorizar la adquisición de computadoras, poseían una muy vaga idea, en general, de lo que esto significaba en materia de preparación de personal, de inversión financiera y de adecuación de espacios. Después, surgieron también los fraudes “electrónicos”, como el de aquel programador que al elaborar el programa de cálculo de la nómina, lo hacía incrementando de alguna forma su propia percepción. El primer fraude electrónico bancario se dio al instalarse el sistema de caracteres magnetizables1: en un banco distribuyeron a su clientela talones de depósito personalizados, a los que previamente les imprimieron el número de cuenta. Algún empleado vio la oportunidad de ponerlos a disposición de clientes de otras sucursales, quienes no tenían los talones personalizados, así lo que depositaran se abonaba en la cuenta del empleado.

La aparición de aparatos que interaccionaban con las personas, primeramente en el ámbito bancario con los cajeros automáticos, ligados a las tarjetas de crédito y débito, crearon una brecha gigantesca entre las personas que “sabían” operar con ellas y las que, además de no saberlo, sentían terror de tener que hacerlo; sé de una persona a la que le depositaban su salario, y ella lo retiraba en un cajero de 50 en 50 pesos, porque no sabía hacerlo de otra forma.

En la actualidad, esta brecha, se ha agudizado y no es posible adjudicarla a problemas de capacitación, en tanto también es cuestión de actitud, sobre todo de las personas adultas, que por no haber tenido contacto directo con las computadoras en su juventud, se muestran indolentes al hacer uso de la tecnología actual. Hay personas de la tercera edad quienes habiendo sido importantes profesionistas en su ramo, recurren a sus nietos –niños y adolescentes– para navegar por Internet.

Conforme el uso de las computadoras se generalizaba, el individuo perdía su identidad, nombre y características físicas y morales que lo identificaban, para convertirse simplemente en un número. Esta pérdida de identidad tiene su compensación, ante la oportunidad de interaccionar con otras personas o grupos afines con quien se comparten intereses políticos, profesionales, artísticos, etcétera. Al crearse los sitios y portales públicos se fueron estableciendo las bases para la transición a una sociedad de la información, que puede dotar de herramientas al gobierno y organismos privados, para combatir la pobreza, por ejemplo, acceso a información de asistencia sanitaria, asesorar a pequeños productores agrícolas en cuanto a tecnologías accesibles o sobre apoyos gubernamentales, establecer sistemas de alerta ante desastres naturales y más.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) indica que los elementos claves para el desarrollo de una Sociedad de la Información, deben ser el individuo y la comunidad. Respecto a ello, se tiene un largo camino por recorrer, es necesario resolver un cúmulo de problemas entre los que podemos resaltar: la definición consensuada de los contenidos de los sitios y portales, la forma de administrarlos, la manera de proveer a la comunidad de las herramientas de acceso, tanto físicas como de capacitación, y garantizar la confiabilidad de los sistemas. Por último, se debe hacer conciencia que este espacio interactivo no debe pertenecer a nadie en particular.

En materia de empleo, durante la primera década de uso de las computadoras no hubo una afectación notable en cuanto a desempleo, sólo en las dependencias encargadas de estadísticas u otro tipo de proyectos de alta complejidad matemática, disminuyó la tasa de crecimiento, debido a que se redujo la necesidad de personal para llevar a cabo cálculos manuales. Es importante recordar que durante ese periodo, el único soporte para introducir la información a las computadoras era la tarjeta perforada, por lo que se requería un numeroso personal para la captura y manejo de un alto volumen de datos.

Sin embargo, desde ese momento ya era notorio el efecto que los sistemas computarizados causarían en la relación de las empresas y los sindicatos; en efecto, a mitad de la década de los 60, en una de las empresas descentralizadas más grandes de México se desarrolló un sistema computarizado de pago del tiempo extra a los empleados, que hasta entonces había estado a cargo de trabajadores distribuidos en numerosas localidades en gran parte del país, lo cual les reportaba grandes ganancias, en tanto cobraban comisión por hacerlo.

Como el sistema cancelaba la necesidad de tener pagadores, estos se opusieron a su instalación, propiciándose un conflicto de grandes magnitudes.

Es hasta la década del 70, que en Estados Unidos se dio una disminución importante en la contratación de empleados, sobre todo en bancos, incluso se previó una caída mayor, debido a la aparición de los procesadores de texto en un principio y la PC posteriormente; sin embargo, esto no sucede porque de forma paralela, la sistematización creó un importante crecimiento en los servicios personales. Asimismo, la invasión de las tecnologías de la información en todas las actividades económicas de la sociedad, favoreció un incremento impresionante en la productividad de las empresas, lo cual en realidad ha generado un crecimiento en las oportunidades de empleo.

Desde los sesenta, ha surgido una amplia gama de nuevas ocupaciones alrededor de la tecnología de la información y comunicaciones. A los dos niveles de ocupación que iniciaron con la revolución industrial, esto es servicios de producción primaria y servicios personales, se suman los simbólico-analíticos, que a diferencia de los dos primeros, caracterizados por seguir procedimientos definidos, tienen la cualidad de que a pesar de que existen métodos de trabajo, sirven para proponer soluciones basadas en la tecnología de la información, mediante una abstracción simbólica, el resultado será diferente para cada persona o grupo de personas que tengan esta ocupación.

Esta transformación se conoce como la revolución posindustrial, la cual se encuentra en sus inicios y provocará cambios en las estructuras de producción de la economía y, como consecuencia, un cambio en los prototipos de la estructura social. Como ejemplo, pongamos los call center, centros donde se establece comunicación entre los clientes y los proveedores de bienes y servicios; éstos son una consecuencia de las tecnologías de la información y comunicación que están modificando los métodos de compra en la sociedad.

A la fecha, existen más de 70 mil call centers en el mundo y en México hay más de 20 mil personas que laboran dentro de ellos, con un crecimiento del 25% anual. Es fácil, entonces, suponer que las costumbres de consumo sufrirán una profunda transformación.

Bibliografía
Volkow, Natalia. Interaction between information systems and organizational change case study of Petróleos Mexicanos. 2003 London School of Economics And Political Science.
Finquelievich, Susana. La sociedad civil en la era digital. 2001. Ponencia en el “II Encuentro de Investigación y Desarrollo en el Sector Social”.
Micheli Thirion, Jordi. El trabajo en la Sociedad de la Información. 2006. Estudios sociológicos Vol XXIV, Número 001. Colegio de México.

 

1 La tecnología de los caracteres magnetizables para el procesamiento de cheques, nació en los años 60 y aun se usa en todo el mundo, siendo la única con esta característica de longevidad.

Inicio | Contacto |