Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Agujeros negros en la red
Gustavo Gutiérrez Ramírez

La libertad de expresión es uno de los principios básicos fundamentales de toda persona en cualquier país del mundo. En un principio, fueron los medios de comunicación tradicionales como la prensa escrita, la radio, la televisión y el cine los encargados de realizar y difundir esta tarea.

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, las herramientas de intercambio de información se expandieron a nivel global y, curiosamente, fueron “acercando” más a las personas y luego a las instituciones, que ahora eran las que podían alzar la voz para expresar sus opiniones y organizarse en el ciberespacio con la finalidad de denunciar o exhibir diversas situaciones.

Estos artilugios informáticos de contenido social, es decir los correos, chats, foros de discusión, blogs, comunidades virtuales y todo el cúmulo de las redes 2.0, han dado pie para que Internet sea considerado uno de los principales generadores de información. La red ha modificado patrones de conducta en las personas, por el hecho de que millones de usuarios alrededor del mundo se pueden enterar de acontecimientos desconocidos para muchos de ellos, por consiguiente su uso ha influido en la toma de decisiones empresariales o políticas.

No obstante, este beneficio de Internet constituye, para algunas naciones, un factor de riesgo para su población, por ello realizan actos donde censuran contenidos, bloquean páginas electrónicas o incluso, pueden llevar al usuario propietario de un sitio en el que se han expresado diferencias ideológicas contra un régimen de gobierno, a la cárcel… en el mejor de los casos.

¿Libertad de expresión en la red?

En la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información de 2005, llevada a cabo en Túnez, la organización internacional Reporteros Sin Fronteras (www.rsf.org) desplegó por primera vez una lista de 15 naciones que han coartado la libertad de expresión de sus internautas.

Estos países considerados como enemigos de Internet, reprimen toda manifestación expresada a través de la red y que sea contraria a la línea oficial del estado. Sus gobiernos ejercen la censura en sitios informativos independientes, intimidan, acosan y han llegado a desaparecer o encarcelar a quienes utilizan su libertad para denunciar diversos abusos por parte del estado.

El veto se lleva a cabo mediante filtros implementados por las autoridades en la red, quienes son sustentadas de forma jurídica bajo las leyes de cada una de sus naciones o, simplemente, por motivos culturales que acrediten la prohibición a la difusión de contenidos considerados por ellos contrarios a sus criterios.

Empresas proveedoras del servicio de Internet han modificado sus prácticas institucionales para evitar este tipo de actos por parte de las autoridades en cada uno de esos países. Yahoo, Microsoft y Google son tres de los principales ejemplos de empresas que han autocensurado los contenidos de sus portales, además de limitar el abanico de posibilidades en sus buscadores, con objeto de ajustarse a los requerimientos impuestos por los gobiernos del país de origen.

En el ranking 2007, de acuerdo al informe de Reporteros sin Fronteras, en los últimos lugares en cuanto a la libertad de expresión se encuentran 11 países asiáticos (Sri Lanka, Irak, los territorios palestinos, Uzbekistán, Laos, Vietnam, China, Birmania, Irán, Turkmenistán y Corea del Norte); mientras tres pertenecen al continente africano (Libia, Somalia y Eritrea). En este conteo ocupa el sitio número 11 la república de Cuba, en tanto México se ubica en el lugar 136, de 169 países, con una tendencia a la baja.

Cabe señalar que existen otras naciones, según esta organización, a las cuales se les debe de dar seguimiento por las políticas de retención de datos e intervención de comunicaciones implementadas. En dicha situación se encuentran Estados Unidos, Egipto, Bahrain, Malasia y gran parte de la Unión Europea.

La libertad de expresión en la red se ha vuelto un tanto comprometida. Prueba de ello es que varias personas que han utilizado sus blogs o bitácoras personales han sido encarceladas, sometidas a juicio y condenadas a varios años de prisión por algunos gobiernos que no permiten críticas a sus regímenes sociales.

La importancia que dichas autoridades le han concedido a las redes sociales permite señalar que estas herramientas de comunicación son importantes para las sociedades y, más aun, pueden ser un elemento para unir a las comunidades o disgregar a las naciones.

Para mayor información
http://www.rsf.org (Reporteros sin Fronteras).

 

Inicio | Contacto |

tml>