Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 7, Número 67, Marzo de 2008

Las folksonomías, organización a través del desorden
Clara López Guzmán

El impacto y trascendencia en la organización de la información y del conocimiento se ve potenciado, en las últimas décadas, por la cantidad de sistemas de datos que se pueden consultar, por el potencial que tienen las redes de cómputo para compartir y por la expansión de la interacción entre grupos a través de comunidades virtuales junto con las redes sociales. Ahora, más que nunca, es necesario organizar lo que encontramos y agregamos a Internet para fines de procesamiento humano e informático.

A lo largo de la historia, el hombre ha creado diferentes mecanismos que faciliten tener un orden o una jerarquía para clasificar la información que le interesa almacenar y conservar, situación que varía acorde con las necesidades sociales y las tendencias documentalistas del momento.

En la génesis de la documentación, se elaboraron clasificaciones hacia los años 825 a.c. y cabe resaltar la propuesta de Calímaco en los años 250 a.c., para la clasificación por volúmenes, a través de una ordenación por material y por autores.

Conforme la cantidad de documentos crece y las necesidades de organización se vuelven más demandantes, comienzan a crearse estándares de las ciencias bibliotecológicas, como la Clasificación Universal Dewey que aparece en 1873.

De esta manera, los sistemas para organizar documentos, y ahora contenidos digitales, han pasado por la asignación de palabras claves y términos de un tesauro, y el uso de metadatos, en muchos casos a través de sistemas especializados y complejos, por lo que el trabajo de clasificación era considerado como una actividad sólo de expertos. Recientemente, en el ámbito web, comienza a utilizarse un sistema de clasificación mucho más simple y flexible, conocido como folksonomías.

Las folksonomías se distinguen del resto de sistemas de organización documental porque son de clasificación colaborativa, no es un experto documentalista quien asigna la clasificación, son personas que encuentran o agregan información en la web y le asignan descriptores según su sabiduría e interés. Un mismo recurso de información puede ser clasificado por diferentes personas y con criterios diversos, lo que da como consecuencia diferentes descriptores asociados a un mismo recurso.

“Fol.” proviene del alemán “pueblo” (Volk). De acuerdo con su formación etimológica, folksonomía (folk+taxo+nomía) significa literalmente “clasificación gestionada por el pueblo”.
Se considera a las folksonomías como un sistema de clasificación social (social bookmarking), mediante etiquetas (descriptores), que surge como medio de organización de todo tipo de contenidos web, a través de un método subjetivo, espontáneo, caótico y desordenado, no por ello ineficiente; al contrario, se convierte en una forma simple de describir y relacionar contenidos en línea, que los mismos usuarios categorizan, según su perspectiva y la utilidad que el contenido les representa, lo que crea un método no jerárquico con términos comunes y arbitrariamente asignados.

En este ámbito, se reconoce a del.icio.us (http://del.icio.us) como un sistema precursor de la clasificación social; es una aplicación que se instala en el navegador y permite al usuario clasificar los sitios web de su preferencia, con sus propias palabras y según su interés y criterio propios. Desde cualquier computadora, el usuario de del.icio.us tiene acceso a la biblioteca que ha creado con sus sitios favoritos y con las clasificaciones que les ha asignado. También, esta biblioteca de ligas, que cada usuario crea, puede compartirse con otros usuarios.

Con el uso de las folksonomías se están clasificando además de sitios web, los de música, fotografías, noticias, intereses personales, entre otros. Sin haberse dado cuenta, tal vez usted ya ha participado en algún sistema de clasificación social o colaborativa. Estos son algunos otros sitios que también hacen uso exhaustivo de las folksonomías:

  • Flickr es un sitio que permite compartir fotografías. El usuario ingresa las imágenes y le asocia las etiquetas que considera apropiadas. El sitio hace un análisis de las etiquetas mayormente utilizadas en las últimas 24 horas, en la última semana y las más utilizadas en general. Entre las etiquetas más populares para describir las imágenes, la gente utiliza “boda”, “cumpleaños”, “vacaciones”, “playa” y “familia”, que son eventos personales. Sin embargo, en las últimas utilizadas se reflejan hechos de actualidad y de impacto social como “eclipse” y “nieve en Singapur” (http://www.flickr.com).

  • 43 things es un sitio en el que los usuarios listan sus objetivos, metas o deseos. El sistema convierte la lista en etiquetas y conecta a las personas con metas comunes para compartir experiencias. A través del sitio se puede ir llevando el seguimiento de cómo cada quien logra sus objetivos. A través de otro sistema de etiquetas llamado tag clouds (nube de etiquetas) el sitio muestra las metas más comunes entre la gente, entre las que, curioso pero no extrañamente, se encuentran “perder peso”, “no dejar las cosas para después”, “enamorarse” y “escribir un libro” (http://www.43things.com).

  • Consumating es una comunidad para encontrar y conectar gente con intereses y gustos comunes. Los miembros se describen a si mismos mediante etiquetas que los vinculan con otros miembros del sitio y con los que pueden entrar en contacto para establecer algún tipo de relación personal (http://www.consumating.com/).

  • Freesound Project es un sitio que está creando una base de datos abierta y colaborativa de sonidos, donde quien los deposita asigna las palabras o etiquetas que después se presentarán al usuario que consulta, a través de tag clouds, con la finalidad de que pueda recuperar dichos sonidos y calificarlos (http://freesound.iua.upf.edu).

  • Technorati es un sitio que indexa más de 112 millones de weblogs y permite de forma rápida saber de qué se está hablando en el “mundo vivo de la web”, en el que la información se mueve y cambia de manera constante (http://www.technorati.com).

  • Connotea es un servicio de administración de referencias de documentos o artículos en línea, dirigido a investigadores y científicos. El usuario localiza una referencia, la agrega al sistema de Connotea y después incluye sus propias etiquetas para ir formando su biblioteca; así, el mismo o cualquier otro usuario o colega puede recuperarlas (http://www.connotea.org/).

De esta forma, diferentes servicios dejan a los usuarios la tarea de la clasificación de la información disponible en la red, sin tener que recurrir a sistemas delimitados, jerárquicos y complejos que, en la mayoría de los casos, a pesar de ser muy extensos, no cubren las necesidades de todos para organizar el conocimiento y la información que circula en la web.

Para mayor información:
http://en.wikipedia.org/wiki/Folksonomy
Adam Mathes (2004) “Folksonomies-Cooperative Classification and Communication Through Shared Metadata”.
http://www.adammathes.com/academic/computer-mediatedcommunication/folksonomies.html
Kipp M, Campbell D.G. (2006). “Patterns and inconsistencies in collaborative tagging systems: an examination of tagging practices”.
eprints.rclis.org/archive/00008315/01/KippCampbellASIST.pdf

Inicio | Contacto |