Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 7, Número 66, Febrero de 2008

La necesidad del análisis visual
Elio Vega Munguíal

Desde épocas remotas, el hombre ha buscado en las imágenes, una ayuda para representar y explicar las situaciones o los fenómenos que ocurren a lo largo de su existencia.
A través de los campos visuales de las imágenes, podemos descubrir e imaginar cómo fue el periodo de caza de los hombres en la era prehistórica, en tanto las figuras rupestres dibujadas sobre las paredes de las cuevas en distintas partes del mundo, implican un auxilio indispensable para ello; así como mediante la estructura visual de planos y diversos dibujos, podemos interpretar y saber cómo funcionaban los inventos de Leonardo Da Vinci.

El análisis visual

Con la llegada de la era digital, el apoyo de equipos de cómputo y el desarrollo de tecnologías de alto rendimiento al servicio de la visualización y la realidad virtual, no sólo hubo un crecimiento en el manejo de datos e información que se incrementa de manera exponencial según el desarrollo de las TI, sino también la comunidad científica realiza proyectos cada vez más complejos, para los que el entendimiento común de la población requiere de una explicación un tanto más práctica y sencilla con apoyo de imágenes que los ilustren.

Ante este reto, se han propuesto nuevos métodos de visualización para ilustrar el análisis para examinar este conjunto masivo de información multi-dimensional, multi-fuente y con variación en el tiempo, que permita tomar decisiones oportunas, en forma y lugar adecuados.

Un instrumento que sirve para tal efecto es el Análisis Visual, el cual es un conjunto de herramientas metodológicas que permiten establecer los parámetros para representar por medio de interfaces gráficas, el razonamiento analítico de algún resultado, producto de una investigación. A través de este instrumento, se pueden advertir los datos conseguidos sobre algún problema y a la vez, sirve para estudiar y descubrir cosas inesperadas.

Las nuevas teorías del análisis visual integral se basan en el uso de técnicas interactivas y representaciones visuales, a fin de aumentar la percepción humana, empleándola como su base principal. Al utilizar esta visualización de forma interactiva, se pretende contribuir al enriquecimiento de todo tipo de conocimiento de una manera más accesible.

Para ello, las técnicas del razonamiento analítico deben permitir las siguientes tareas:

  • Entender el presente y el pasado de una forma rápida, de la misma manera que los eventos actuales, producto de determinadas condiciones.
  • Identificar las posibles alternativas que pueden suceder en el futuro, pero sobre todo posibles peligros.
  • Monitorear los sucesos actuales para descubrir errores, así como anomalías inesperadas.
  • Establecer indicadores para estar pendientes, si se requiere realizar una acción de forma conjunta o individual.
  • Garantizar que se tome la decisión más acertada en el momento de una crisis.

Hay que enfatizar que estas acciones combinan el análisis individual con el grupal, ya que al tener referencias de tipo visual se pueden explicar, de manera más clara y concisa, los resultados, debido a que el análisis está basado en evidencias palpables.

Argumentando el análisis por medio del discurso analítico

Para comprender el porqué esta metodología es funcional en los casos de investigación y representación de pruebas, es necesario referirnos a unos puntos importantes.

La meta de los sistemas visuales de análisis es la de compensar la inexperiencia que se tenga al omitir errores en los datos. En este caso, el proceso de análisis no es lineal, ya que utiliza mucho tiempo en consolidar una idea y eso implica unir toda la evidencia existente, con el propósito de encontrar una respuesta adecuada.

En el caso del pensamiento divergente, éste involucra una resolución creativa donde exista más de una alternativa. Ahí es donde, por lo general, los investigadores toman muy en cuenta el contexto global de lo que hacen, con el objetivo de examinar las rutas posibles en la explicación y generación de datos, aun cuando no concuerden con su razonamiento original. Es aquí donde los sistemas de análisis visual ayudan a facilitar este proceso iterativo – no lineal, para un discurso coherente.

Cuando las personas no pueden razonar sobre una hipótesis o escenarios que no son comprobables, la clave para abordar este tipo de disciplinas no analíticas consiste en identificar y ligar de manera temprana un conjunto de explicaciones y razonamientos sobre el estudio en cuestión.

Es por eso que la sensibilización que se logra al mantener la competencia de distintas ideas (de forma activa y continua), permite que en un determinado momento, se alcance la solución más plausible. Aunque siempre hay que dejar abiertas soluciones alternas y preguntarse: si estoy en lo incorrecto, ¿cómo lo puedo saber? Aquí el análisis visual contribuye a rectificar las hipótesis planteadas.

Al crear sistemas visualmente capaces de soportar la colaboración analítica, se pueden resolver problemas complejos y razonar su solución, ya que en la representación visual se analizan los conjuntos de datos que se tienen, y se muestran únicamente los más importantes e indispensables.

Un argumento más para el uso de este tipo de análisis, es que guía al investigador para manejar los retos y aprovechar las oportunidades que plantea la escala al llevar a cabo el análisis del problema. Dicha escala se manifiesta de distintas maneras, entre las que se encuentran: la complejidad y la urgencia del análisis, las enormes cantidades de datos y el dinamismo de los nuevos parámetros e información que se va incorporando interactivamente en él pero, sobre todo, que nos permite dirigir la colaboración entre grupos de trabajo inmersos en dicho análisis.

Hay que enfatizar que tan sólo manejar el volumen y escala de los datos utilizados en el proceso analítico, ofrece inmensas oportunidades y retos para el análisis visual, por lo cual habría que considerar crear una nueva ciencia encargada de la interacción, así como dar el soporte necesario a esta disciplina.

Básicamente, lo que propone el análisis visual en lo particular, es identificar y desarrollar las técnicas que apoyen el alto nivel de razonamiento, para que éste conduzca a los investigadores a lograr objetivos razonables en un tiempo corto.

Esto será posible, al desarrollar técnicas de representación e interacción aplicadas en nuevos dispositivos de despliegue, los cuales deben ser de uso fácil y, de ser posible, portátiles. Por último, también habría que incentivar la interacción multimodal y multidisciplinaria con el propósito de que investigadores de distintas áreas se animen a cooperar entre sí, a fin de resolver problemas comunes.

Para mayor información:

  • The Visualization Handbook, Aut: Hansen & Johnson, Edit Elsevier.
  • IEEE Transactions on Visualization and Computer Graphics, Proceedings of Vis & INFO Vis, Edit: IEEE VGLC.
  • Illuminating the Path, Aut: James J. Thomas and Kristin A. Cook, Edit: IEEE VGLC

 

 

 

Inicio | Contacto |