Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 7, Número 71, Agosto de 2008

Desarrollo de software en India, Irlanda e Israel. Tres casos de éxito.

Gabriela Seoane San Martín
Rodolfo Cano Ramírez

La industria del software y de las tecnologías de la información es uno de los sectores productivos más dinámicos de la economía mundial. El mercado de las empresas relacionadas con el software factura más de 500 mil millones de dólares al año y tiene un ritmo de crecimiento por arriba de los dos dígitos anuales.

Sin embargo, su evolución depende del grado de desarrollo humano de cada país, así como de los adelantos científicos y tecnológicos. Por esto, de manera general se considera que los países del primer mundo cuentan con un nivel de tecnología y habilidades muy superiores al de los países subdesarrollados.

Aun cuando Estados Unidos es el mayor productor y consumidor de servicios informáticos y de software, en las últimas dos décadas tres naciones han tenido un alto nivel de desarrollo en esta industria. Se trata de las tres famosas “I”: India, Irlanda e Israel. Tres países muy distintos entre si y que, partiendo de diferentes estrategias, se han convertido en referentes de esta industria.

India. El milagro asiático

El crecimiento de la industria del software en la India es un claro ejemplo de como una nación en desarrollo se pudo convertir en una potencia en la nueva economía de la información. Este país se ha consolidado como uno de los líderes en exportación de software y servicios informáticos en todo el mundo, al grado que el llamado Bangalore Valley (ciudad india con más de mil 200 empresas tecnológicas, tanto locales como extranjeras) compite con

, como gran centro de desarrollo tecnológico. Sus perspectivas son tan prometedoras que, para este año, la India planea alcanzar los 50 mil millones de dólares en exportaciones de software, lo que representaría un valor cercano al ocho por ciento de su PIB.

Pero, ¿qué ha hecho la India –un país con más de una tercera parte de la población analfabeta y con altos índices de pobreza– para llegar al nivel en que se encuentra actualmente? La respuesta está en una serie de medidas implementadas por el gobierno que abarcan diferentes ámbitos como el económico, el político y el social.

La industria de software inició en la década de los 70, pero fue a finales de los 80 con el establecimiento de industrias como Texas Instrument, Citicorp Software y Hewlett Packard, que detonó su crecimiento. A principios de los 90 surgió el offshore (se aplica al recorte de costos mediante la externalización de los servicios informáticos y el desarrollo de software, empleando programadores de países extranjeros con menores salarios). Así, muchas empresas tecnológicas, financieras y call centers de innumerables compañías se mudaron a ciudades como Bangalore, Delhi o Mumbai.

Actualmente, más de un centenar de firmas como Microsoft, Google, Reuters y Cisco han abierto centros en la India.

Fue fundamental para el desarrollo de esta industria la creación de los Software Technology Parks, cuya misión es apoyar a pequeñas firmas de software dedicadas al cien por ciento a la exportación, con una exención de impuestos durante cinco de los primeros ocho años de vida.

Además, el gobierno ha realizado distintas acciones como: donaciones de computadoras a escuelas, reducciones de impuestos para la importación de bienes de capital, exenciones y rebajas arancelarias e impositivas para las empresas exportadoras del sector Tecnologías de la Información (TI), programas de financiamiento y crédito, protección a los derechos de propiedad intelectual, entre otras.

También se debe señalar que la India es uno de los países con más empresas con certificación CMM (Capability Maturity Model) nivel cinco (se trata del nivel de capacidad y madurez en todas las áreas de servicios de desarrollo y prueba de software). Contar con una certificación de nivel tres al menos, es importante para participar en el mercado mundial de software.

Otro aspecto relevante ha sido el idioma, al ser la India una ex-colonia inglesa una parte importante de su población tiene el inglés como segunda lengua y esto ha representado una importante ventaja competitiva respecto con otros países emergentes, para los cuales la barrera lingüística es difícil aún de superar.

Actualmente en la India hay cerca de 300 mil profesionales trabajando en la industria TI (todos angloparlantes) y se gradúan 100 mil ingenieros de software al año.

Otro factor que ha contribuido al desarrollo de la industria son los bajos costos laborales, lo que ha permitido abaratar los productos y servicios de software de exportación. El salario medio de un ingeniero de software es de 15 mil dólares al año, contra los 90 mil dólares promedio que recibe un ingeniero en California, EUA. Sin embargo esto ha sido un arma de doble filo, ya que ha provocado una gran fuga de especialistas hacia otros países principalmente Estados Unidos (en el Silicon Valley hay más de dos mil pequeños empresarios de software y unos 60 mil ingenieros nacidos en la India). Aunque con el establecimiento de grandes firmas en la India comienza a revertirse la tendencia y los ingenieros indios buscan la manera de quedarse en su país y beneficiarse de sus propios conocimientos.

Si bien, el panorama para la India sigue siendo promisorio, todavía tiene que enfrentar retos como su gran dependencia de las exportaciones de la industria del software a Canadá y Estados Unidos (67.7%), ya que es vulnerable a medidas proteccionistas o a una baja en la demanda; la supeditación a servicios de outsourcing (lo que la obliga a desaprovechar las ventajas competitivas que puede alcanzar en cuestiones de seguridad informática o banca electrónica); y la carencia de marcas propias de relevancia global.

Irlanda. El tigre celta

A Irlanda se le conoce como “El Tigre Celta”, debido a que su economía crece a tasas que se parecen más a las del sudeste asiático que a las de Europa. Es el ejemplo de un país pequeño y rezagado, para los estándares europeos, que en poco más de 20 años alcanzó uno de los niveles más altos de desarrollo humano e ingreso per capita de la región. Esto lo logró pese a las restricciones que le imponía su pertenencia a la Unión Europea como son: altos salarios, distribución progresiva de ingresos y posibilidades limitadas de utilizar instrumentos de política cambiaria o monetaria.

Gran parte de este éxito económico se debe a la llegada de compañías internacionales que buscan los beneficios fiscales que se les brindan.

Y es que Irlanda, además de su ubicación privilegiada ofrece la disminución del riesgo país, bajos costos de transporte, tasas de interés a nivel internacional, economía estable, beneficios impositivos para empresas, altas tasas de crecimiento y alta rentabilidad.

Más de mil 200 compañías multinacionales se han unido a empresa locales en los últimos 20 años, ya que buscan bajos costos de operación e impuestos y los generosos incentivos que se ofrecen para los inversionistas extranjeros.

Desde enero del 2003, las autoridades irlandesas establecieron que el impuesto a las ganancias será de 12.5% e incluirá a todos los sectores de la industria como producción y servicios internacionales. Además, la flexibilidad en los convenios de trabajo ofrece una excelente oportunidad para conseguir muy buen nivel en los profesionales.

También debemos mencionar que Irlanda cuenta con uno de los mejores servicios de telecomunicaciones en Europa, con un mercado totalmente desregulado y hay cerca de 20 compañías brindando los servicios de valor agregado. Cuenta con una red de conectividad con el mundo ilimitada, que tiene capacidad para transportar terabits de información IP.

La educación ha sido un elemento importante. Irlanda tiene más de 30 universidades y centros de excelencia con costos razonables, lo que le permite contar con un equipo de servicios profesionales de primer nivel. Se apuesta por un conjunto de políticas educativas a favor de la competitividad y las nuevas tecnologías, con cerca de dos mil graduados por año (en una población de tres millones de habitantes).

Mención aparte, merece el amplio acuerdo social entre empleadores, sindicato y gobierno, que empezó ante la crisis económica de los 80, pero se renueva cada tres años, teniendo como tema central los aumentos salariales y las mejoras de competitividad.

Irlanda desarrolla el Digital Hub (Dublin Digital District Project). Se trata de un proyecto urbanístico que en 9.6KM cuadrados, en Dublín, se enfoca en el uso de las tecnologías de mayor vanguardia en materia de Internet. El Digital Hub pretende combinar las artes tradicionales como el cine, el diseño gráfico, la música y la publicidad con nuevas tecnologías basadas en la computación para la creación de contenidos digitales y su envío a través de teléfonos, televisión e Internet. En la próxima década, esta iniciativa busca lograr el desarrollo paralelo de empresas, zonas residenciales, ventas la menudeo, centros de aprendizaje y espacios cívicos.

Cabe subrayar que el ser miembro de la Unión Europea le da a Irlanda el acceso a un mercado de 400 millones de personas.

Israel. El desierto de silicio

Israel es otro caso de un país pequeño y joven, que en las últimas dos décadas ha tenido un fuerte repunte en las exportaciones de software, con tres mil 500 millones de dólares al año y en la industria de las telecomunicaciones digitales con 10 mil 900 millones de dólares al año. Así la economía israelí pasó de del cultivo de cítricos y algodón a la diversificación de su economía, orientada a los sectores de alta tecnología.

¿Pero qué es lo que hace que las industrias tecnológicas israelíes sean tan exitosas?

Israel desde su fundación, en 1948, un año después de la independencia de la India, ha afrontado situaciones geográficas, demográficas, económicas y militares adversas, que le han orillado a desarrollar una cultura de la innovación basada en la necesidad. Ha tenido que optimizar recursos escasos, e improvisar de manera inteligente para superar adversidades.

En menos de medio siglo, Israel transformó el desierto en campos de cultivos y debido a los constantes conflictos militares con sus países vecinos –mucho más grandes y poblados– desarrolló un poderoso ejército, en el que la alta tecnología y el elemento humano bien adiestrado le han dado la ventaja. Esta misma cultura de la innovación es la que ha hecho florecer la industria del software y de la alta tecnología.

Compañías israelíes han desarrollado aplicaciones de correo electrónico en voz, telefonía VoIP, mensajería instantánea por Internet, firewalls para Internet, software de facturación para telefonía celular, entre muchas otras.

Los programas desarrollados en Israel han encontrado aplicaciones en los sectores financiero, telecomunicaciones, hospitalario, administración, así como defensa y seguridad informática.

El gobierno israelí ocupa un papel importante en la consolidación del sector tecnológico ya que otorga incentivos fiscales, y préstamos bancarios para la promoción de nuevas empresas de informática. También desarrolla incubadoras de negocios e impulsa centros de investigación que apoyan a las industrias tecnológicas.

En Israel hay en la actualidad más de 35 mil especialistas en cómputo altamente calificados, con un dominio del idioma inglés, que laboran en las más de tres mil industrias de alta tecnología. Empresas como Microsoft, IBM, SAP, HP, Intel, entre otras, se han asentado en ciudades como Haifa y Tel Aviv para crear centros de investigación y desarrollo.

Israel tiene la segunda mayor concentración de empresas informáticas, solo superado por el Silicon Valley en Estados Unidos.

Como se ha podido ver, estos tres países tienen características muy diferentes: uno es enorme y poblado y los otros son pequeños y con una población de pocos millones, su idiosincrasia, cultura y religión también son muy distintas, sin embargo han coincidido en saber aprovechar y participar de una nueva economía en la que el conocimiento ocupa un papel muy importante, por lo que sus gobiernos han dado un gran apoyo a la educación tecnológica de excelencia, así como al impulso de las pequeñas, medianas y grandes empresas del sector informático con incentivos fiscales, financiamiento y capacitación.

Es importante señalar que también ha sido fundamental para estas tres naciones que la población que se desempeña en el sector tecnológico, además de su alto nivel de especialización tiene el dominio del idioma inglés.


Para mayor información:
http://india.gov.in/business.php
http://itoutsourcingindia.com/india/
http://www.export.gov.il/Eng/
http://www.thedigitalhub.com/


 

Inicio | Contacto |

tml>