Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 6, Número 63, Octubre de 2007

Web 2.0, generar ventajas competitivas para la empresa
Marcela Peñaloza Báez

Hablar de las aplicaciones en la Web 2.0 (1) siempre es divertido. Blogs (2), podcasts, wikis, redes sociales, inteligencia colectiva… el paraíso para quienes disfrutan el ciberespacio. Pero, ¿qué oportunidades de negocio se abren para las empresas? ¿Cómo se construyen estas aplicaciones?

En la Web 2.0 la participación de usuarios de Internet es clave, sin audiencia masiva las aplicaciones web no funcionan porque no logran una masa crítica que ofrezcan sus puntos de vista, ya sea agregando valor a la información e incrementando credibilidad; por ello, una de las principales áreas donde la empresa puede tomar ventaja de las herramientas Web 2.0 es la mercadotecnia, en tanto es posible mejorar de manera significativa el que los negocios lleguen a sus clientes y usuarios finales, al promocionar el modelo de suscripción como alternativa a la compra de una sola vez.

Pero la Web 2.0 también significa que la Web pasa de ser un sistema de envío de documentos a una plataforma de aplicaciones que, en las organizaciones y empresas, permite mejorar la administración del conocimiento, lo cual sin duda redundará en el incremento de la productividad de sus miembros.

En ambos casos, es claro que aprovechar las aplicaciones Web 2.0, significa generar ventajas competitivas para la empresa.

El principio de inteligencia colectiva también puede ser aprovechado en la empresa. Si la empresa determina que con el apoyo de sus clientes puede lograr que sus productos y servicios sean mejores, entonces está en posición de emprender aplicaciones Web 2.0. Al contar con aplicaciones que faciliten la comunicación entre el negocio y los clientes para conocer su opinión sobre los productos y servicios, la empresa puede encausar acciones de mejora sobre los mismos.

Los comentarios de los clientes que están disponibles para otros compradores también pueden estarlo para los fabricantes de los productos que se comercializan mediante un servicio de sindicación. Esas opiniones pueden ser tanto favorables como críticas; los sitios Web 2.0 públicos donde a los clientes se les permita participar, incluirán lo bueno y lo malo, de ahí que la empresa deba decidir cómo canalizar los comentarios en contra y atenderlos debidamente.

La comunicación con los clientes, el análisis de sus necesidades y la retroalimentación con sus participaciones en los sitios Web 2.0 de una empresa, abrirá también la posibilidad de explorar nuevas oportunidades de negocio, pues en toda la información que enriquezca a la organización, habrá productos y servicios que tengan mercado, de otra manera, no se mostrarían. Este es el principio de “The Long Tail” de Chris Anderson: crear audiencias –que antes no se tomaban en cuenta por no ser masivas– en lugares impensados, para productos menos conocidos, y así lograr hacer negocios.

Para la administración del conocimiento de la organización, los blogs y los wikis son herramientas que permiten construir la “red social” de expertos, quienes, idealmente, serán participantes activos. De esta forma, se puede construir una base de conocimiento de gran valor, los expertos de la empresa agregarán conocimiento al existente, con el objetivo de reflejar que como organización saben más que como individuos, en tanto los conocimientos se entretejen y se forman con la participación de los usuarios.

Como en muchos otros usos de la tecnología, en su manejo existen algunos riesgos. Al permitir compartir contenido digital, el usuario puede perder el control de sus creaciones. La empresa que tenga aplicaciones Web 2.0 deberá cuidar aspectos de derechos de autor y de propiedad industrial.

También, tendrá que establecer controles minuciosos sobre los datos personales y la información crítica que sus clientes puedan compartirle, así como definir líneas éticas para la explotación de esa información en un marco de técnicas y herramientas de data warehousing (almacén de datos: colección de datos orientados a un dominio que ayuda a la toma de decisiones de la empresa u organización). Lo que implica establecer la seguridad de la información que la organización deberá resguardar para controlar los riesgos que implica la Web 2.0.

Para la implementación de servicios Web 2.0 en las organizaciones y empresas es necesario conocer que en la construcción de aplicaciones, se manejan formatos de datos abiertos a través de APIs (del inglés, Application Programming Interface - Interfaz de Programación de Aplicaciones) y servicios Web: también es posible habilitar su uso fuera de la aplicación, con lo cual se facilita al usuario crear los propios.

La arquitectura de las aplicaciones Web 2.0 incentiva la participación y la integración a una comunidad, pues son aplicaciones fáciles de reutilizar y mezclar. En ellas, se debe ser cuidadoso con la riqueza de la interfaz del usuario, al buscar que sea fácil de usar y atractiva para lograr una buena experiencia. Es necesario hacer que dicha interfaz funcione como una aplicación tradicional a fin de impulsar la lealtad, comodidad y productividad al mismo tiempo.

Construir aplicaciones Web 2.0 requiere de modelos ligeros de programación, pues son ensamblables por naturaleza, por ello, necesitan que su arquitectura considere la utilización de estándares tanto para el manejo de datos como para la comunicación; esto asegurará la posibilidad de reutilización de los módulos, por ejemplo para la creación de mashups.

Hay ciertos conceptos técnicos clave en la construcción de aplicaciones Web 2.0, como:

AJAX (Asynchronous Javascript and XML): AJAX(3) explota tecnologías como Javascript y XML(4), y permite crear aplicaciones más interactivas en el web, con una interfaz similar al de las aplicaciones del escritorio tradicional, sin requerir plug-ins o características específicas de los navegadores. Asimismo, reduce el tamaño de la información intercambiada, ya que se realizan muchas “micro-peticiones”, por lo cual el flujo de datos global es inferior al tradicional, lo que aumenta de manera considerable la usabilidad, la velocidad y el tiempo de respuesta de un sitio web.

Las aplicaciones AJAX actualizan porciones de la página en lugar de la página completa, por lo que es altamente recomendable asegurar que funcionan en todos los navegadores. Para evitar problemas de desempeño, es conveniente revisar la carga del servidor y la usabilidad de la aplicación. AJAX es una buena solución técnica para aplicaciones complejas.

Los desarrolladores de aplicaciones utilizan AJAX de manera más rápida y sencilla a través del uso de un marco de trabajo (framework), con la ventaja de que se simplifica y reduce la cantidad de código requerida para una aplicación, se estandariza el modelo de codificación y se integra con el modelo de programación de la tecnología del lado del servidor; en general, se aumenta así, la productividad en el desarrollo.

Los frameworks de AJAX se clasifican en dos categorías: orientados al cliente, los cuales son básicamente scripts de Javascript pre-escritos y listos para usarse con sólo insertarlos directamente en la página web; y orientados al servidor, librerías implementadas en él, que facilitan la integración del navegador con el servidor. Estos últimos, normalmente, generan el Javascript requerido de manera dinámica, de acuerdo con el modelo de programación (como los Java Servlets o los JSPs). Es necesario mencionar que la elección del framework depende de las necesidades y restricciones específicas de la aplicación.

Sindicación: permite que el usuario se enlace a una página y se suscriba a la misma, para saber y conocer mediante notificaciones cada vez que dicha página cambia. Esto implica que una parte de un portal se realice con la posibilidad de ser usada por otros. Lo anterior facilita los web feeds, los cuales son documentos XML con elementos de contenido (título y descripción) y enlaces a versiones largas del contenido. De esta forma, se pueden usar agregadores (sistemas que nos permiten administrar –bajar, ordenar, leer– los feeds o archivos de sindicación RSS, Atom de los sitios web) para suscribirse a web feeds o podcast feeds (servicio de comunicación en línea con archivos de sonido y video distribuidos mediante sindicación). La sindicación promociona un modelo push para la Web, en el que la información le llega al usuario prácticamente de manera automática, para lo cual existen varios formatos, entre ellos, RSS y Atom.

Mashups: aplicaciones web híbridas que de manera transparente, en la capa del usuario, combinan contenido de varias fuentes en una experiencia integrada. Un mashup empresarial interacciona con información de diferentes sistemas para generar las vistas necesarias en la toma de decisiones; el potencial para la empresa radica en que sean los propios usuarios los que construyan sus aplicaciones, respondiendo a sus necesidades en particular, sin depender del área de tecnología para su creación.

Los mashups facilitan la colaboración entre socios de negocios, pues son un medio para lograr la interoperabilidad de sus aplicaciones. Las áreas de mayor aplicación de mashups son mapas, motores de búsqueda, tiendas, deportes, videos y música.

Rich Internet Application (RIA): una RIA se refiere a aplicaciones en línea que tienen características de aplicaciones de escritorio (integración con el equipo local, acceso a disco y a los periféricos), permiten interfaces más complejas (animaciones, audio y video) que las que alcanza HTML, pero conservan algunas características de la Web como ser multiplataforma o ejecutarse en un entorno controlado, no como proceso del sistema (ya sea en un navegador o en algún tipo de framework adicional).

Las aplicaciones Web 2.0 se apoyan en servicios web, servicios de sindicación y APIs para explotar los datos de distintas aplicaciones, mezclándolos todos ellos, en una sola interfaz, visualmente sofisticada, denominada RIA; asimismo, facilitan al usuario una experiencia altamente interactiva. Con una RIA se tiene un mejor desempeño de las aplicaciones, porque se eliminan los viajes al servidor; la mayor parte del procesamiento se ejecuta en el cliente, lo que lo convierte en un “cliente enriquecido” (rich client) con una funcionalidad mayor a la de un navegador web tradicional.

Es un hecho que la Web 2.0 está revolucionando Internet. Existen prometedores nichos de mercado donde los usuarios ya no se conforman con aplicaciones web donde no puedan participar activamente. De ahí que la estrategia de cualquier empresa, sea en línea o en el formato tradicional, debe al menos analizar la conveniencia de habilitar aplicaciones Web 2.0, lo cual ya es una oportunidad de negocio real y una plataforma para crear valor a través de las relaciones basadas en la colaboración, la innovación y la fidelidad de clientes y empleados. La inteligencia colectiva y la nueva Web en la organización y al servicio de la empresa.

Para mayor información:

http://www.sg.com.mx/content/view/336
http://paginaspersonales.deusto.es/dipina/publications/newtrendssoftwareengineering.pdf

NOTAS

1. Véase “La Web 2.0 hacia las aplicaciones en línea”. Entér@te, Internet, Cómputo
y Telecomunicaciones No. 62, septiembre de 2007. http://www.enterate.unam.mx/artic/2007/septiem/art3.html

2. Véase “Blogs: uso compartido y comunitario en Internet”. Entér@te, Internet, Cómputo
y Telecomunicaciones No. 46 de febrero de 2006 http://www.enterate.unam.mx/Articulos/2006/febrero/blogs.html

3. Véase “AJAX: Asynchronous Javascript and XML”. Entér@te, Internet, Cómputo
y Telecomunicaciones, No. 45, enero de 2006. http://www.enterate.unam.mx/Articulos/2006/enero/ajax.htm

4. Véase “Programación en red: Java y XML”. Entér@te, Internet, Cómputo
y Telecomunicaciones No. 26, febrero de 2004. http://www.enterate.unam.mx/Articulos/2004/febrero/javayxml.htm

Inicio | Contacto |

tml>