Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 6, Número 60, Junio de 2007

Direcciones IPv4 ¿recurso de Internet en agotamiento?
Azael Fernández Alcántara

Al igual que los recursos naturales y los combustibles fósiles, los recursos de Internet son finitos por lo que tarde o temprano se van a agotar. Tal es el caso de las direcciones IP en sus dos versiones existentes: IPv4 e IPv6. Siendo el número total de las primeras, cuatro veces menor, en lo que a la cantidad de bits se refiere, con respecto a las segundas, 32 bits contra 128 bits respectivamente.

Cuando IPv4 se diseñó a principios de la década de los 80 su número máximo, pero ideal de direcciones (cuatro mil millones), parecía astronómico. Hoy, cerca del 81 % del total ya han sido asignadas, es decir, sólo queda el 19% del espacio. En cambio, con IPv6 (340 trillones de trillones), no sólo cada habitante del planeta podrá tener su propia dirección, sino que cada célula del cuerpo podría tener una.

Si bien, las estadísticas sobre el agotamiento de las direcciones IPv4 no es algo nuevo y las fechas contempladas son únicamente aproximaciones; ahora han aparecido más noticias sobre el tema del agotamiento y empiezan a destacar algunas de ellas con la posibilidad de crear un clima de inestabilidad y una demanda por las direcciones IPv4, que se hagan notar como las últimas disponibles.

Ya se han pronosticado posibles problemas legales y la aparición de un mercado ilegal, a medida que las direcciones se vuelvan más escasas. De manera adicional, podrían volverse comunes los juicios legales con argumentos como el afirmar ser dueño de direcciones IPv4, pero este tema merece tratarse a profundidad en otro artículo.

En opinión de unos cuantos, lo importante no es saber cuándo se agotarán las direcciones IPv4, porque seguro será antes de lo que se pronostica: el 2010 en el nivel más alto de adjudicaciones (/8s); sino estar conscientes que su número disponible seguirá decreciendo. Por ejemplo, a medida que más usuarios móviles y nuevas redes también móviles, requieran una dirección pública propia, habrá quienes intentarán seguir utilizando mecanismos como NAT (Traducción de Dirección de Red) y tratarán de recuperar bloques de direcciones IPv4, poco o no usados, para continuar con este recurso unos pocos años más.

Las dos fechas que se mencionan como probables del agotamiento de la denominada pool de direcciones de mayor orden (/8s) que la IANA (Internet Assigned Numbers Authority) adjudica a los RIRs (Registros Regionales de Internet), para su posterior adjudicación y asignación a proveedores de Internet (ISPs) e instituciones, son mediados y finales del 2010.

Esta parte que se agotará es como una porción del agua asignada a cada RIR, el cual podrá dar, a su vez, de su agua (bloques de direcciones) para la distribución restante hasta que se acaben las direcciones de cada porción del pool correspondiente. Aunque se repartan en el 2010 las reservas restantes a cada RIR, pasarán un par de años o meses, para que se agote finalmente en cada región o continente.

Según otras estimaciones de personas conocidas en el ámbito de Internet, como Jeff Doyle, la IANA dejará de dar adjudicaciones IPv4 a finales del 2008 o principios del 2009, que coinciden con las de Geoff Huston.

Imagen 1. Estimación del agotamiento de IPv4 según Geoff Huston.

ARIN (American Registry for Internet Numbers) y su equivalente en Latinoamérica LACNIC (Registro de Direcciones de Internet para América Latina y el Caribe), son organizaciones (RIRs) sin fines de lucro que adjudican o confieren direcciones IP a proveedores de Internet e instituciones, en Norteamérica y en Latinoamérica respectivamente. Junto con los otros tres RIRs restantes (AFRINIC, APNIC y RIPE), obtienen los bloques de direcciones de la IANA, en ese sentido, la jerarquía de adjudicaciones y asignaciones de los recursos de Internet es la siguiente:

IANA -> RIR -> NIC nacional (si existe) -> ISPs -> usuario final,
que en el caso de México sería:

IANA -> LACNIC -> NIC México -> ISP1 -> .. ISPn -> usuario final

Por ejemplo, ARIN ha pronosticado el 2013 como fecha límite para adjudicar el último bloque; así es como recientemente anunció en un comunicado de su página de Internet (ver referencias), que ya no se garantiza el poder continuar con la adjudicación de direcciones IPv4 contiguas para todas las aplicaciones, por lo que recomienda al consejo directivo a trabajar en la política correspondiente haciendo un llamado a considerar el “migrar” a IPv6, aunque sería más adecuado utilizar la palabra “transitar”, dentro de los planes que cada ISP tenga; además, en EUA se estima que por el momento la adopción de IPv6 sólo es entre un 5 al 7%.

En LACNIC, por otra parte, durante su última reunión, y más recientemente en una conferencia vía Internet, se mencionó el 2011 como el año en el que se recomienda a todos los proveedores de Internet de la región a tener bloques de direcciones IPv6, ya en uso, para servicios de producción.

En ese mismo sentido, cabe destacar que en las distintas reuniones de los RIRs se han discutido y, en su caso, aprobado o no localmente varias futuras políticas, destacando dos más directamente relacionadas con este tema, a saber: la “Cuenta Regresiva para IPv4” (IPv4 Countdown Policy), donde se presentan cuatro principios generales necesarios para lograr una finalización ordenada de las asignaciones de direcciones IPv4; y la “Política Global de Distribución del Espacio IPv4 Remanente” (Global Policy for the allocation of the remaining IPv4 address space in the Regional Internet Registry System), que describe el proceso para la asignación del espacio IPv4 remanente por parte de IANA a los RIRs. De tal forma, que cuando se llegue a un volumen mínimo de espacio disponible, IANA deberá asignar un número idéntico de unidades de asignación IPv4 (/8s) a cada RIR, reemplazando la actual política de asignación de espacio IPv4.

Afortunadamente, existen alternativas al pánico que podría ocasionar la falta de direcciones, algunas no recomendables en el largo plazo, como seguir teniendo cadenas de NATs y otras más escalables, que por sí mismas ofrecen no sólo más direcciones, como las de IPv6, sin sustituir totalmente a las IPv4, pueden convivir ambas versiones mientras las aplicaciones así lo requieran.

Lo cierto es que, como lo mencioné en el número de enero de 2005 del suplemento Entérate, mientras más tiempo se deje pasar en empezar a habilitar y probar IPv6, mayores serán los costos en inversión en aspectos como actualizaciones en Humanware, software y hardware; aunque se estima que los precios más altos en la transición a IPv6 ocurrirán con el entrenamiento y no con el software.

También hay que reconocer que IPv6 no resuelve ni solucionará todos los problemas de seguridad que ya afectan a IPv4, pero sí ayuda a minimizar muchos de sus efectos y a evitar otros al combinar buenas prácticas y las mejoras en su funcionalidad en los aspectos de seguridad identificados.

Finalmente, es importante destacar que sólo cinco de los 13 denominados servidores de raíz (root servers) soportan IPv6, en tanto un número considerable de TLDs (Top Level Domains) aún no son accesibles en IPv6. En ese sentido, hay que mover varias piezas del ajedrez para ganarle la partida al tiempo, antes de que se agoten de forma notoria las direcciones IPv4 y se desarrolle un mercado no deseable de este recurso finito.

Para mayor información:

http://ipv4.potaroo.net
http://www.lacnic.net
http://www.arin.net
http://www.go6.net
http://www.ipv6.unam.mx
http://www.ipv6forum.com
http://www.ipv6forum.com.mx

 

 

Inicio | Contacto |