Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 6, Número 61, Octubre de 2007
Protección del menor en Internet. Educación social y valores
Gustavo Alberto Gutiérrez Ramìrez

 


Los niños y jóvenes son un sector primordial en el desarrollo de cualquier país; el futuro está en ellos. La manera como los eduquemos y los conduzcamos en la formación social con valores, redundará en el comportamiento que adopten en el uso de Internet.

La educación familiar y el conocimiento que reciban los niños y jóvenes en torno a los instrumentos tecnológicos serán decisivos para el uso adecuado y responsable de la red de redes, asegura Parry Aftab, consultora internacional para la protección de menores en Internet y directora de wiredsafety.org, organización mundial de ayuda y seguridad en la materia.

Abogada de profesión, Parry Aftab trabaja desde 1997 en la investigación, fomento y divulgación sobre el buen uso de Internet en niños y jóvenes. Aftab asegura que desde temprana edad, los menores conviven con diversas tecnologías como Internet, celulares, máquinas para juegos y diversos tipos de instrumentos conectados a la red; en contraparte, la mayoría de los padres de familia o tutores carecen de la información que les permita enseñar a sus hijos el uso de la tecnología con responsabilidad.

La mayoría de los padres desconocen cómo operan las tecnologías e Internet, de ahí que no brinden a los niños y jóvenes el mensaje adecuado para su empleo, considerando aspectos de privacidad, seguridad y legislaci’on, asegura Parry Aftab.

Las etapas para la educación en Internet

Aftab divide la educación para el uso correcto y seguro de Internet en tres etapas: la primera se dirige a los infantes de 3 a 7 años, periodo en el que inician su contacto con la tecnología; la segunda comprende a los niños de 8 a 12 años, lapso en que se descubre que la conexión a Internet está en cualquier lugar; y la tercera incluye a los jóvenes de 13 años o mayores, quienes ya socializan y establecen relaciones mediante Internet.

En la primera etapa de enseñanza para navegar por Internet, los padres deben enseñarles a los niños los sitios electrónicos apropiados para su edad. “Sobre todo, inculcarles a los niños y jóvenes seguridad en si mismos, de tal manera, que cuando surja un problema tengan la confianza de platicárselos”, además de propiciar la comunicación sobre los sitios que visitan, señala.

Es importante explicarle al menor cómo se puede buscar de manera segura en Internet, usando la máquina con respeto y cortesía, enfatiza Aftab, al comentar que en todo momento hay que brindarles información sobre virus, malware, la confidencialidad de los datos ya sean personales o familiares, así como el cuidado que deben de tener con los password o contraseñas. “Hay que enseñar a los niños la forma de andar en la vida a partir de la regla de oro: no hacer nada en Internet que no harías en la vida normal”.

En la segunda etapa de enseñanza, de los 8 a los 12 años, el menor aprende el manejo de celulares y tecnologías móviles como Ipods y lap tops, entre otros; estos equipos se conectan desde la escuela, la calle, comercios o cualquier otro lugar. “Estos niños requieren especial atención porque, a diferencia de los primeros con quienes se puede vigilar su navegación en casa, ellos usan Internet con tecnologías inalámbricas como el Wifi en máquinas de juegos, casas de amigos, vecinos o desde cualquier lugar y aprenden a comunicarse con extraños y personas cuya identidad desconocen”, asegura Aftab.

En este ciclo, la tecnología tiene un impacto muy fuerte, pues implica muchos peligros y riesgos. Para Parry Aftab, es el momento en el que los padres deben hablar con sus hijos y darles consejos sobre cómo protegerse a sí mismos, inducirlos a no dar información ni datos personales por Internet, tampoco revelar sus passwords a sus amigos, ya que cualquier persona puede verlos. Además, hay que enseñarles a reflexionar acerca de lo que hacen antes de que lo lleven a cabo en Internet.

La última etapa de la educación para Internet comprende a los jóvenes a partir de los 13 años y hasta la edad adulta. Con ellos se debe hacer hincapié en el cuidado de su reputación: “Todo lo que se hace e informa mediante registros o llenados de formularios se captura en dispositivos digitales”. La información que se vierte en las escuelas, clubs o en la compra electrónica de miles de artículos se está capturando y transmitiendo vía la red, por ende puede girar por todo el mundo.

En este sentido, la abogada neoyorkina señala que los jóvenes deben entender que todo lo que hay en Internet estará siempre disponible para cualquiera, o sea, lo realizado hoy, puede tener repercusiones en un futuro. Los jóvenes tienen la responsabilidad de mantener una reputación, y aunque a esa edad es difícil comprenderlo, dado que no se piensa en su importancia, los padres deben hacer entender a los adolescentes que su reputación es un valor personal con posibilidades de verse afectado por un mal uso de estas tecnologías.

Por un Internet más seguro

Los niños deben entender que la computación no es un juego, es su futuro; y esta tecnología puede cambiar su porvenir haciendo un buen uso de ella, asevera Aftab.

Se puede hacer y crear un Internet más seguro para los niños, al combatir problemas como el spyware, cyberbullying (ciberacoso), virus, gusanos, troyanos, entre otros, con la ayuda de expertos de diversas organizaciones y la aportación de instituciones educativas, padres de familia, gobiernos y grupos u organizaciones sociales.

Para ello, hay que enseñar a los padres de familia a no tomar actitudes autoritarias. Ellos deben facilitar el entendimiento en Internet en cuanto a expresarles que hay cosas buenas y malas por la red, como en la vida. Deben mantener una buena comunicación con sus niños, dialogando con ellos sobre sus valores en su casa, en la vida y en la familia.

La construcción de un proyecto de red social en México

A lo largo de varios años, Parry Aftab ha construido redes sociales que promueven valores fundamentales para el adecuado comportamiento y protección de las personas en Internet. Estas organizaciones se ubican en más de 70 países, y cada una de ellas es distinta debido a que comprenden diferentes valores culturales, económicos y sociales, elementales en la sociedad originaria del lugar.

“No quiero hacer un grupo virtual, sino uno con seres humanos, donde se lleve a cabo una red local de colaboración e instrucción para la protección en Internet, que continúe su expansión entre comunidades y estados, hasta llegar a repercutir a nivel nacional”, señala Aftab, al indicar que este trabajo desea llevarlo a cabo en México, en tanto aquí se reúnen los valores de familia que ella impulsa.

Su proyecto se realizará en un periodo de cinco a 10 años, tiempo en el que "involucrará tanto a instituciones educativas y sociales como a los propios padres de familia y a los niños, con la intención de que en el futuro todas las personas puedan diferenciar entre actuar bien y mal en la red”, expresa Aftab.

Una de las razones para emprender este tipo de iniciativa en el país, según Parry Aftab, “es que México entiende el mundo mejor e Internet es el mundo”. Este país es el más rico en todo el mundo en cuanto a talento se refiere; hay mucha creatividad. “Si pudiéramos conjuntar dicha creatividad con el desarrollo de Internet, México sería una nación más fuerte en cuanto a tecnología, sin invertir mucho dinero e infraestructura”, reafirmó.

Acotó, igualmente, la necesidad de enseñar a los niños del campo a usar las tecnologías porque tienen los mismos derechos para informarse y utilizarlas como cualquier otro pequeño; de esta manera, puede volverse una oportunidad para cambiar de raíz todo el sistema social. “En este sentido, mi organización y yo podemos colaborar” concluyó.

Para mayor información:

http://www.wiredsafety.org
http://www.wiredKids.org
http://www.teenangels.org
http://www.cyberlawenforcement.org

 

 

Inicio | Contacto |

tml>