Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 5, Número 52, Septiembre de 2006

Un modelo de bibliotecas digitales

Clara López Guzmán
Adrián Estrada Corona

Reseña de la tesis del Dr. Juan Voutssás Márquez, con la que obtuvo el grado de doctor en Bibliotecología y Estudios de la Información, por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, en 2005.

 

En la actualidad, no sólo los profesionales de la información, sino también el público en general, hablan sobre las bibliotecas digitales porque se han convertido en un lugar común para la información.

La sociedad de la información y el conocimiento se relacionan con la posibilidad de identificar, producir, procesar, transformar, difundir y utilizar la información para crear conocimientos y aplicarlos al desarrollo humano. En México, se da una transformación en la manera como se genera, integra y utiliza el conocimiento, lo que determinará las oportunidades y los desafíos de la educación, así como la erradicación de la pobreza. El impacto del conocimiento se prevé no sólo en las posibilidades de la educación, sino también en la vida intelectual, cultural y social, con el impulso de las nuevas tecnologías y la convergencia de los medios de comunicación, las telecomunicaciones y los sistemas de procesamiento de datos.

Un conocimiento valioso para la sociedad mexicana es el contenido en las bibliotecas, cuyos acervos tendrían una mayor cobertura si se emplean las nuevas tecnologías como soporte de divulgación. El Dr. Juan Voutssás Márquez afirma que:

“Ningún nuevo modelo educativo puede desarrollarse adecuadamente en nuestro país sin el desarrollo paralelo y consistente de un Sistema de Bibliotecas Digitales que lo apoye en todo momento. Las bibliotecas digitales son potencialmente importantes y deben articularse perfectamente y complementarse con el eje educación-capacitación-vida e identidad cultural, así como con los otros ejes de la sociedad del conocimiento”.

En este sentido, el doctor Voutssás propone un modelo de bibliotecas digitales para México, en el que estén involucrados los gobiernos federal y los estatales, el poder legislativo federal y los estatales, el sector educativo y el privado y la sociedad civil, los cuales tienen una función y una responsabilidad importantes en el desarrollo de estos acervos para la educación de la sociedad del conocimiento mexicana del siglo XXI.

El concepto de biblioteca digital

En la actualidad, no sólo los profesionales de la información, sino también el público en general, hablan sobre las bibliotecas digitales, porque se han convertido en un lugar común para la información. Sin embargo, no es fácil definir el concepto de biblioteca digital, no así el uso que se le da al acervo en sí, porque “es más fácil decidir producirlas o usarlas que definirlas”.

¿Se trabaja realmente en una biblioteca digital cuando se emprende la tarea de crearla? Y cuando se accede a información electrónica, ¿realmente se está dentro de una biblioteca digital o dentro de algo parecido? Estas interrogantes son planteadas por el Dr. Juan Voutssás Márquez, como elementos de inicio de su tesis Un modelo de bibliotecas digitales para México, que presentó en el 2005 para obtener el grado de doctor en Bibliotecología y Estudios de la Información, por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

El doctor Voutssás afirma que primero conviene intentar definir la “biblioteca digital”, para entender su esencia, características y elementos, entre otros aspectos, con el fin de no explotarla si no se tiene conocimiento de causa, porque puede resultar riesgoso. Señala que con la finalidad de integrar a las nuevas tecnologías el concepto tradicional de biblioteca y sus servicios, éste se ha venido desprendiendo de otros, como biblioteca automatizada, electrónica, virtual, ciberteca, biblioteca sin paredes, mediateca y biblioteca compleja, entre otros, todos diferentes pero, al mismo tiempo, integrando el “concepto sinérgico entre computadora, biblioteca y red”.

Explica que diversos autores se han ocupado de estudiar de manera detallada las definiciones, evolución y diferencias, entre varios elementos, sobre el concepto de estas bibliotecas, para identificar términos que no son “sinónimos absolutos”, los cuales han evolucionado y han sido desplazados por uno más completo y aceptado, ya que es más evolucionado para este tipo de bibliotecas y servicios, el cual comienza a ser del dominio público, ya no exclusivo de los especialistas de la información: biblioteca digital.

Adoptando así el concepto de biblioteca digital, el doctor Voutssás se introduce a través de varios personajes de la historia, desde Aristeas hasta Jorge Luis Borges, por los libros reunidos en colecciones, como instrumento de acceso inmediato y universal a la información a lo largo de 23 siglos y aun a cuatro siglos más atrás con las bibliotecas de los asirios, con la idea de la inclusión y el acceso casi inmediato. Pero en la época moderna, explica, el antecedente sobre una “biblioteca con acceso universal al conocimiento” es el dispositivo llamado memex, de Vannevar Bush, del que éste habla en su artículo As We May Think, escrito a mediados de 1945, en el que, entre otros aspectos, señala que se:

“…considere un futuro dispositivo para uso personal, el cual es una especie de archivo mecanizado privado y biblioteca a la vez. Necesita un nombre, y acuñando uno al azar, se me ocurre llamarlo ‘mémex’. Un mémex es entonces un dispositivo en el cual un individuo almacena todos sus libros, registros y comunicados, y está automatizado de tal forma que puede ser consultado con enorme velocidad y flexibilidad. Es una adición enorme e íntima a su propia memoria.

La mayoría de los contenidos del mémex han sido comprados en microfilmes editados previamente y listos para su inserción. Libros de todo tipo, imágenes, revistas, periódicos, etcétera, son así obtenidos y puestos en su lugar”.

Visto así el trabajo de Vannevar Bush, es el punto de partida en el discurso sobre la red digital. Ya en la década de los sesenta, la computadora se fue introduciendo más y más en el campo de las bibliotecas, agrega el doctor Voutssás. Para los setenta no se manejaba el concepto de biblioteca digital; en los ochenta se comenzaba a gestar, y para 1994 se dio una explosión, que se relaciona con el advenimiento de la Web con las bibliotecas digitales.

Aunque para la definición del concepto de biblioteca digital hay diferentes concepciones, el doctor Voutssás contempla algunos elementos en los cuales hay consenso:

  • Acceso rápido y eficiente.
  • Organización estructurada y lógica.
  • Apoya la enseñanza.
  • Servicio a una comunidad o grupo definido.
  • Mejores recursos tecnológicos y humanos.
  • Acceso gratuito o económico.
  • Muchos recursos documentales.
  • Trabajo colaborativo entre bibliotecas.
  • Inversión en desarrollar colecciones.
  • Combinación de servicios en soporte tradicional y digitalizado.
  • Colecciones definidas, vastas, perdurables, bien organizadas y administradas, adaptadas a formatos multimedia.
  • Objetos documentales casi únicos.
  • Vastas colecciones de origen.
  • Complemento con otras bibliotecas digitales.

Con los elementos que caracterizan a una biblioteca digital, el paso que sigue, de acuerdo con el planteamiento del doctor Voutssás, es concebir una biblioteca ideal para México.

La definición del modelo

Para llevar a cabo la planeación del modelo de biblioteca digital para México, el doctor Voutssás propone algunos elementos con una visión nacional, como definición y objetivos, misión, visión, políticas, estrategias y factores de éxito.

Definición y objetivo

Define el modelo como un conjunto de técnicas, elementos organizativos, recursos electrónicos, redes distribuidas y personal calificado, para crear, hacer búsquedas y distribuir acervos y servicios de información documental multimedia.

Misión

Convertirse en la principal herramienta, dentro de las tecnologías de la información, para que el conocimiento sea accesible por medio de la información documental.

Visión

El sistema nacional de bibliotecas digitales debe ser una herramienta primordial de un nuevo modelo educativo, así como un mecanismo de igualdad y movilidad social, que brinde “oportunidades equitativas de acceso a la información y la enseñanza”.

Políticas

El sistema nacional de bibliotecas digitales debe ser un proyecto de importancia nacional y estratégica, basado en la participación de los sectores gubernamental, educativo y productivo.

Estrategias

El sistema de bibliotecas digitales es un modelo nacional de organización participativa, que debe contar con “una perfecta articulación del sistema en una estructura confederada de sectores, niveles, programas, etcétera”.

Factores de éxito

El proyecto debe establecerse en el ámbito nacional, al lado de los principales sectores del desarrollo nacional.

Conclusión

El doctor Voutssás considera como “elemento de capital importancia: las bibliotecas para la educación y el trabajo de la sociedad mexicana del siglo XXI, muy probablemente bibliotecas digitales”, nombre que considera el más adecuado para los acervos que serán el “elemento crucial en cualquier tipo imaginable de educación”.

En este sentido, recuerda la explicación que Umberto Eco dio sobre el título que consagró a su obra El Nombre de la Rosa:

“…las cosas existen cuando tienen nombre; la sustancia de las cosas proviene primordialmente del nombre, y aunque desaparezcan, queda su esencia en el nombre”.

Con el nombre bibliotecas digitales, el doctor Voutssás intenta que “con todo su concepto, con toda la carga que llevan… tengan ahora un poco más de nombre y de significado”.

Inicio | Contacto |