Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 4, Número 37, Marzo de 2005

Barriendo SPAM

Lorena Cerón Hidalgo
Verónica Gutiérrez Galán

 

El 21 y 22 de febrero pasado, la UNAM participó en un ejercicio anual de navegación aleatoria por Internet, denominado “Sweep Day” (Día de Barrido), el cual se realizó de manera simultánea en diversos países. Este año el barrido fue dedicado al spam.

El evento en México lo convocó la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), a través de su Dirección de Asuntos Internacionales, con el objetivo de verificar si la información que se recibe a través de spam cumple con los lineamientos que estipula la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en materia de protección a los consumidores en el comercio electrónico.

Sabemos que la PROFECO es un organismo facultado para la defensa de los derechos del consumidor en México, con el propósito de detectar empresas que son fraudulentas o engañosas; la PROFECO, como miembro activo del ICPEN (Interna-tional Consumer Protection and Enforcement Network) invitó a la Universidad Nacional Autónoma de México y a otras instituciones a participar en el Día Internacional de Barrido de spam el cual, como men-cionamos anteriormente, se realizó simultáneamente en diversos países miembros de la ICPEN

El único significado que tiene la voz “spam” es el de una marca americana registrada de carne de cerdo, y aunque no existe un significado real de este término, esta palabra se utiliza únicamente para calificar el correo no solicitado enviado por la Internet de forma masiva.

El propósito inicial del spam es vendernos algún producto u ofrecernos algún servicio; sin embargo, también se ha vuelto un medio para desatar y propagar virus y perder información o caer en alguna práctica fraudulenta.

El barrido de spam consistió en concentrar el mayor número de mensajes posibles en una cuenta de correo y elegir un tema de enfoque; en la UNAM, nos centramos en analizar aquellos que ofrecían software, equipo de cómputo o algún curso o grado académico “fácil”. Posteriormente analizamos uno a uno, para detectar aquellos mensajes con información falsa o engañosa, aquéllos que no proporcionan al destinatario la opción de removerse o aquéllos cuya región de origen no es de México sino de algún otro país.

Una vez terminados los dos días de limpieza del spam, encontramos que de más de 300 mensajes analizados:

  • El 10% de los correos revisados contienen información falsa, engañosa y fraudulenta.
  • El 20% corresponde a correos electrónicos enviados por empresas legalmente establecidas, pero que mandan indiscriminadamente este tipo de mensajes, aún sin haberlos solicitado.
  • El 80% de las empresas que envían este tipo de mensajes, son extranjeras.
  • Gran parte de los que no caen en la categoría de análisis y que no fueron detalladamente revisados, recaen en temas como: gane dinero en segundos, curas milagrosas, productos farmacéuticos y productos para bajar de peso.
  • La capacidad que ocupan en nuestros buzones actualmente ya rebasa el 50%.

Para navegar en los spam de forma más segura, le recomendamos:

  1. Ingresa al spam de tu interés.
  2. NO descargues los archivos adjuntos.
  3. Posiciona el puntero del “ratón” en el cuerpo del correo, da clic con el botón derecho y elige la opción “ver fuente”.
  4. Una vez elegida esta alternativa se abrirá una ventana con lenguaje HTML en la cual, además de ver los datos del remitente, puedes leer el contenido de los archivos adjuntos e inclusive ver el URL de la liga que te está mandando.
  5. El URL se encuentra en la parte que dice < A HREF=”http://...>
  6. Copia este URL y pégalo directamente en la barra de dirección de tu navegador y desde ahí puedes visitar el sitio para informarte más acerca del tema del spam que consideraste de tu interés.

El spam es un tema que ha puesto a legisladores y reguladores a trabajar intensamente; sin embargo, los resultados aún son pocos. Debido a la gran afluencia de mensajes no solicitados, sabemos que éstos representan un costo altísimo por el uso de la infraestructura y más que nada por riesgos con las actividades de fraude, que en muchas ocasiones propician.

Implementar medidas que coadyuven a la educación de los usuarios de correo electrónico, tanto remitentes como destinatarios, es una tarea difícil, pero con la difusión de información, recomendación, medidas por implementar y el trabajo conjunto entre la iniciativa privada y las instituciones de gobierno, será un buen comienzo. .

Inicio | Contacto |