Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 4, Número 41, Agosto de 2005

Quemar o no quemar...esa es la cuestión

Alfredo Landa Herrera

 

Los quemadores no son el único medio de almacenamiento masivo y móvil existente en el mercado, otros sistemas como los discos duros removibles, los discos magneto-ópticos, las unidades Jazz (de un Gigabyte de capacidad o más) y Zip (de entre 100 y 250MB), las unidades super disk (de 120MB) y las recientes unidades USB son otras opciones funcionales y con mucho tiempo de permanencia en el mercado; pero de acuerdo con mi experiencia profesional, el quemador de CDs es el que actualmente ofrece la mejor relación costo/ beneficio para el usuario común, es decir, un beneficio muy alto a un costo mínimo.

Con las mejoras tecnológicas en software y hardware y la constante baja de costos de los dispositivos de cómputo, ya no hay pretexto para dejar de adquirir nuestro propio “quemador” y así poder entrar a un nuevo mundo de intercambio y almacenamiento de información.

Empecemos por lo básico: ¿qué es un quemador? Es el nombre coloquial con que se describe una variedad de dispositivos capaces de escribir en un CD (Compact Disk) o en un DVD (Digital Video Disk) especiales, si bien los quemadores se pueden adquirir en una amplia variedad de opciones, en general se dividen en dos configuraciones: los de tipo interno y los de tipo externo.

Quemador de tipo interno

Este tipo de quemador no se distingue mucho de la unidad lectora de CD-ROM típica, excepto por el hecho de que el rayo láser que emite es de mayor intensidad, permitiéndole realizar marcas o grabar en un CD especial. Esta marca se distingue a simple vista sobre el CD, es decir, aparece “quemado” de un color diferente al resto de la superficie posterior del CD, de ahí su nombre popular: quemador.

Los quemadores de tipo interno se clasifican a su vez en: los de tipo IDE (Entorno de Desarrollo Integrado) y los de tipo SCSI (Interfaz para Sistemas de Cómputo Pequeño), ambas denominaciones se refieren al tipo de conexión del dispositivo quemador a la tarjeta principal o madre de la computadora; esto tiene relación directa con la velocidad con la que el quemador puede realizar su labor.

Los quemadores tipo SCSI son más rápidos, pero también son más costosos; además, para tener este dispositivo es necesario poseer una tarjeta tipo SCSI en el sistema, la cual también es cara y debe comprarse y configurarse por separado.

Todas las PCs, desde las más antiguas hasta las más modernas, tienen canales de conexión IDE; los canales IDE permiten la conexión del disco duro y de la unidad CD-ROM, este dúo es la combinación típica de un equipo de cómputo común, es decir, se tienen ocupados dos canales de los cuatro disponibles, lo que permite conectar otros dos dispositivos IDE, por ejemplo, un quemador y/o un segundo disco duro. Por lo tanto, para conectar un quemador tipo IDE no se requiere algún elemento adicional, sólo conectar el dispositivo.

Independientemente de que sea un dispositivo interno de tipo IDE o SCSI, para su colocación y configuración es necesario abrir la computadora; si no se siente capacitado para la colocación del dispositivo interno, puede comprarlo y pagar a una persona para que lo coloque y configure. También, considere que si su equipo cuenta con garantía, tal operación puede invalidar la misma; debe consultar con su vendedor sobre ella y es posible que el fabricante se encargue de la colocación en forma gratuita o cobrando por el servicio, pero sin perder la garantía.

En resumen, los quemadores internos tienen las siguientes características generales:

  • Son más económicos que sus equivalentes externos. Los SCSI son más costosos que los IDE.
  • Son muy rápidos a la hora de quemar (es decir, cuando escriben los datos). Los quemadores SCSI son más rápidos para quemar que los IDE.
  • Se tiene que abrir la PC para su colocación y configuración. Los quemadores IDE son más fáciles de instalar y configurar que los SCSI.
  • Su movilidad es prácticamente nula.

Quemador de tipo externo

Para aquellas personas a las que no les pareció muy buena idea abrir su PC y/o que tienen la necesidad de que su quemador tenga gran movilidad, la solución es: un quemador externo.

El quemador externo realiza las mismas funciones que el quemador interno, sólo que se conecta a la computadora por medio de un puerto de comunicaciones, como al que conectamos la impresora o el mouse. De acuerdo con el tipo de puerto en que se conecta el dispositivo, se determinan la velocidad y la capacidad de configuración del mismo; en el mercado existen tres tipos de puertos que dan soporte a los quemadores externos.

Quemador de puerto paralelo. Los primeros quemadores externos utilizaron el puerto de impresión (puerto paralelo). Las velocidades de “quemado” o grabación eran muy bajas y actualmente ya no se comercializan.

Quemador de puerto USB (Universal Serial Bus). Este puerto para PCs presenta una serie de ventajas sobre otros tipos de puertos utilizados tradicionalmente por las computadoras (serial o paralelo); permite velocidades de grabado superiores, soporte plug&play (conéctalo y úsalo) y conexión/desconexión en caliente (es decir, sin necesidad de apagar o reiniciar el equipo).

Si su PC no posee un puerto USB, usted tiene varias opciones para colocarle uno, puede comprar un conversor de puerto paralelo a USB (que no tiene un buen rendimiento pero es barato y fácil de colocar) o bien, comprar una tarjeta que tiene puertos USB para su computadora; ésta es la mejor solución para que el rendimiento del puerto USB sea el óptimo, pero es relativamente costosa y tiene que abrirse el equipo para su colocación.

Quemador de puerto SCSI. Este tipo de puerto presenta nuevamente la mayor velocidad de quemado, pero a su vez es el dispositivo más caro y el que mayor número de elementos externos requiere: una tarjeta SCSI instalada y configurada, un puerto SCSI externo y el cable SCSI de conexión, ambos elementos tienen un costo importante.

En resumen, los quemadores externos tienen las siguientes características generales:

  • Costo mayor al de los quemadores internos –la movilidad cuesta–.
  • Por lo general, no alcanzan las altas velocidades de quemado que se logran con los quemadores internos.
  • Son muy fáciles de instalar, basta conectar el dispositivo al puerto y listo.
  • Los quemadores SCSI son más rápidos que los USB, éstos a su vez son más rápidos que los de puerto paralelo (éstos últimos ya no se comercializan).
  • Los quemadores USB presentan una movilidad real muy alta para la mayoría de los usuarios debido a que los puertos USB son cada día más comunes. En cambio, los de tipo SCSI presentan el inconveniente de que el nuevo equipo donde se instalará el quemador debe tener una tarjeta SCSI con puerto externo, previamente colocada y configurada.

Los medios de almacenamiento

CD-R (Compact Disk Recordable). Este medio de almacenamiento es el más popular para los quemadores, debido a que es muy económico y tiene una capacidad estándar de hasta 700MB para registrar datos (archivos, fotos, programas, etc.) u 80 minutos de música con alta calidad. A todos los medios para guardar en CD se les debe dar formato para poder utilizarse, y se comportan de la misma manera que el disco duro o la unidad de disquete de la computadora.

La característica fundamental de un CD-R es que permite escribir, pero no se puede borrar la información contenida en él porque al eliminarla ya no se tendrá acceso a ella; aunque no se recupera el espacio previamente utilizado, esta aparente desventaja se recupera con la alta capacidad del CD-R y su bajo costo.

CD-RW (Compact Disk ReWritable). Este medio también cuenta con 700MB de capacidad, pero a diferencia del CD-R, éste sí recupera el espacio de un archivo borrado y lo deja disponible para escribir más datos; sin embargo, el CD-RW también tiene algunas desventajas: mayor costo al de un CD-R y fluctúa entre 20 y 100 pesos; para que el CD-RW tenga la capacidad de recuperar el espacio de un archivo borrado se requiere una gran cantidad de espacio del propio disco, es decir, si bien tiene una capacidad de 700MB, al darle formato, el espacio disponible se reduce a 550MB, además esta operación toma tiempo –entre 10 y 30 minutos– dependiendo de la velocidad del quemador.

Normalmente el uso de los CD-RW es para generar un CD matriz o madre, en donde se acomoda, distribuye y prueba el funcionamiento del CD; después se copia la información a un CD-R para su distribución a gran escala.

DVD-R (Digital Video Disk Recordable). Es muy parecido al CD-R, sin embargo, por el formato en el que se almacenan los datos, a que puede escribirse sobre ambos lados del medio y a que puede contar con varias capas, su capacidad de almacenamiento es mucho mayor, desde 4.7 GB para datos o cuatro horas de música y video, hasta 9.4 GB para datos u ocho horas de música y video. Su costo varía entre 20 y 50 pesos. El tiempo que se toma para escribir depende de la velocidad del quemador, entre 15 y 40 minutos.

DVD-RW (Digital Video Disk ReWritable). De la misma forma que un CD-RW, el espacio de este medio se recupera al borrar los datos, su capacidad de almacenamiento es la misma que la del DVD-R; sin embargo, el tiempo para escribir en él, varía en 30 y 60 minutos y su costo entre 40 y 100 pesos.

Yo soy 12x8x32x... ¿y tú?

Una vez que conocemos los diferentes medios, es hora de comentar las velocidades que manejan los quemadores, definidas por el fabricante y que siguen el formato 12x8x32x; lo que indica las velocidades de quemado para los diferentes medios y la velocidad de lectura del quemador para cualquier disco: ya sea comercial o para escribir datos.

De acuerdo con lo anterior, el primer número es la velocidad al escribir en un CD-R, el segundo número es el valor cuando se reescribe en un CD-RW y el último número es el valor de lectura del disco. Ya se trate de un CD-R, un CD-RW o bien un CD comercial de datos o de música; entre más altos sean los números es menor el tiempo que utiliza el quemador para leer o escribir la información, pero aumenta su costo.

¿Qué significan las Xs?

El primer CD comercial que salió a mediados de los 80s, podía leer la información contenida en un CD comercial (de música o datos) a una velocidad de 150 Kb/s, velocidad que se le llamó 1x. Cuando se mejoró la tecnología, los CDs pudieron leer a 2x (300Kb/s), los de 4x a 600Kb/s y los actuales CD pueden leer información entre un rango de valores de 32x a 52x.

Con un quemador se puede:

  • Efectuar respaldos de información y compartir datos en forma económica y fácil.
  • Efectuar respaldos de software.
  • Obtener sus propios CD de música.
  • Tener una copia digital de todos sus documentos importantes, previa digitalización; dentro de este rubro se pueden incluir fotografías.
  • Almacenar información sin temor a quedarse sin espacio en el disco duro.
  • Transportar grandes volúmenes de archivos e información.
  • Un software adicional para generar un álbum de fotos.

Recuerde, no importa lo que quiera almacenar: si una computadora lo puede manejar, un quemador de CDs lo puede guardar; así, el uso del quemador sólo está limitado por su imaginación, anímese, compre la unidad quemadora que se ajuste mejor a sus necesidades y presupuesto, úsela y sobre todo: ¡diviértase!

Inicio | Contacto |