Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 3, Número 34, Noviembre de 2004
Nombres de dominio internacionalizados
Imelda Arcelia Gutiérrez de la Torre
Resumen de la ponencia IDNs del Ing. Oscar A. Robles Garay,
Director General de NIC México,
presentada durante el Congreso Internet 2004.

 

Los nombres de dominio internacionalizados (IDNs), son aquellos que tienen algunos caracteres diferentes al alfabeto inglés o latino que se utiliza para el idioma inglés.

El nombre de dominio es aquel con el que identificamos un equipo o a un conjunto de computadoras conectadas a una red pero, básicamente, es una dirección en Internet.

La intención original de los nombres de dominio es la de proporcionar una solución a un problema técnico. Hoy en día, alrededor del 60% de los usuarios de Internet tienen como lengua principal una que no es el idioma inglés, esto es quizá el principal detonador de este tema de nombres de dominio internacionalizados. Para darnos una idea, en el 98, algunos estudios arrojaban que el español era el 1.51% de las páginas que en ese entonces había en Internet, contra el 70% de las páginas que había en inglés. Cinco años después, el español constituía el 9 por ciento de los usuarios en Internet.

En este año, 2004, el español sigue siendo el 9%, se ha mantenido la misma proporción de usuarios en Internet de origen hispano o que tienen el español como su primer lengua o lengua materna; sin embargo, el japonés ha ido mas rápido que el español.

Estas diferencias culturales motivan el que haya una necesidad por los nombres de dominio internacionalizados. El nombre de dominio se forma de una terminación que es un código territorial o un código genérico. Hay también el identificador que es el elegido por el usuario, o la empresa, o la entidad que llega a solicitarlo.

La intención inicial fue técnica, al ser un mecanismo de identificación de equipos conectados a la red, donde lo que se trató de resolver fue un problema técnico que se resolvió perfectamente, y quizá se rebasaron las expectativas iniciales porque se creó un sistema amigable para nombrar equipos. Hoy en día podemos nombrar prácticamente, cualquier cosa con un nombre de dominio.

Existe una estructura para los nombres de dominio con un nivel al que conocemos como Top Level Domain (dominios de primer nivel), donde están mx, com, org, net, uk, fr, br, etcétera, y cada uno puede o no tener clasificaciones como es el caso de los genéricos y otros, como el .de, sin embargo, hay algunos territoriales que sí tienen clasificaciones.

Hace 10 o 15 años había muchos ejemplos de nombres de equipos en una red, porque la red no solamente se componía de páginas Web, un claro ejemplo es la UNAM, donde la última vez que hicimos un conteo de hosts en México, esta institución tenía alrededor de 20 mil equipos nombrados debajo de unam.mx.

El sistema de nombres de dominio no está en una sola computadora sino que radica en diferentes computadoras distribuidas en todo el mundo. No hay una sola computadora que almacene 100 por ciento del sistema de nombres de dominio, de ahí la fortaleza de éste porque es una base de datos distribuida que no tiene un punto simple de falla.

En Latinoamérica tenemos cerca de un millón 400 mil nombres de dominio, principalmente en Brasil, México, Chile, Argentina, Colombia, Costa Rica e incluso, Perú. El origen de las páginas es principalmente portugués y español, portugués porque hay muchas páginas brasileñas, después tenemos una buena parte en inglés, y una minoría en francés, holandés y algunas otras lenguas.

Cabe preguntar ¿existe algún derecho de los usuarios de Internet para utilizar su propia lengua o al menos su lenguaje natural en el sistema de nombres de dominio en las direcciones de Internet?

Actualmente, vemos que las tarjetas de presentación o de negocios las entregan con los caracteres latinos. Si ustedes van a una feria o a un congreso, seminario o exposición, la gente les va a entregar una tarjeta con caracteres latinos, quizá por el reverso tendrá sus caracteres nativos, alfabeto relacionado con su idioma; sin embargo, cuando se comunican con alguien, que lo hacen principalmente en inglés, le entregan a uno una tarjeta con caracteres latinos, aquí la pregunta tiene sentido: ¿qué pasaría si me entregaran una tarjeta de este tipo? ¿Cómo se habría dado la comunicación si no conocen ese alfabeto?

Definitivamente tiene que haber una comunicación en algún lenguaje que ambas partes conozcan para que pueda darse esa comunicación, sin embargo, aquí está un tema de derechos y responsabilidades, ¿hasta qué punto los usuarios tenemos el derecho a utilizar el 100 por ciento de nuestro alfabeto principal para los nombres de dominio, y hasta qué punto es importante que alguien se encargue de que haya una interoperabilidad entre todos los sistemas que utilicen los usuarios?

Cuando se plantea la complejidad del asunto, para el caso del español no la hay, la mayoría de los sonidos acentuados son lo mismo pero más fuertes, como puede cambiar en el portugués donde el acento circunflejo tiene un sonido y el acento tiene otro.

Lo verdaderamente crítico es el caso de los alfabetos coreano, chino y japonés, sin mencionar el árabe que tiene una complejidad adicional, porque muchos de sus caracteres pueden tener similitud con los caracteres de puntuación que utilizamos en los alfabetos latinos.

Por ello, existen muchos países que se han dado a la tarea de generar un conjunto de soluciones para sus alfabetos.

Si ya se resolvió la parte técnica que es la respuesta al supuesto derecho de los usuarios para utilizar su lenguaje materno en las direcciones de Internet, ahora la pregunta que cabe es ¿quién se va a encargar de que cuando este señor pudiendo dar su tarjeta en caracteres latinos, la dé en caracteres internacionalizados para propiciar una interoperabilidad? La mala noticia es que nadie se ha encargado de decirle al usuario que lo que está registrando no es un dominio, sino un cuasidominio, porque no tiene las mismas capacidades o las mismas características funcionales que tiene un nombre de dominio al día de hoy.

Los principales NICs que ya están ofreciendo estos dominios no se están tomando la molestia de aclarar al ofrecer IDNs, que están generando islas en Internet, islas basadas en el alfabeto, el asunto en realidad es que los usuarios de esas páginas no van a poder verlas en otros países.

¿Cómo podemos evitarlo? Es una responsabilidad de todos y de alguna manera nosotros tomamos parte de esa responsabilidad que nos corresponde al informarles que en México no es una necesidad que sea evidente, al menos eso hemos percibido en cuanto a nombres de dominio internacionalizados.

Tenemos una responsabilidad que es la de asegurar la interoperabilidad. Es un problema que no es técnico, es un problema social y en todo caso comercial; en tanto no haya demanda para este tipo de aplicaciones, los vendedores o los generadores de software no van a producir aplicaciones que utilicen IDNs o que las soporten.

Los IDNs muy probablemente son una solución adecuada, sin embargo, el problema no es que no puedan escribir caracteres de su alfabeto en las direcciones en Internet, sino que los usuarios de Internet no puedan usar lenguaje natural en los identificadores de Internet, ese es realmente el problema.

Para eso hay una discusión que lleva varios años en cuanto al uso de URIs (Uniform Resource Identificator). Sin embargo, no hay una solución actualmente para que yo como usuario pueda utilizar mi propio IRI a través de una red en Arabia Saudita o Shangai.

Afortunadamente hay una solución que permite que sigan interoperando, aunque hay que resolver todavía la parte social. Es responsabilidad de todos asegurar que todos los usuarios tengan información suficiente para el momento de contratar o registrar un IDN ya que hasta el día de hoy, éstos ofrecen características mucho muy limitadas en comparación con los nombres de dominio tradicionales.

Tenemos que conocer realmente lo que estamos adquiriendo, porque no es un nombre de dominio, o al menos es uno que nadie va a ver, o no todo el mundo va a ver, pues va a tener problemas para interoperar con un sinnúmero de aplicaciones. Por lo tanto, no podemos decir que es un nombre de dominio aunque traiga la identificación Internationalized Domains.

Para mayor información:

http://www.nic.mx

Inicio | Contacto |