Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 3, Número 31, Agosto de 2004

RDU la experiencia de un arte sin tradición:
la edición digital

Ernesto Priani Saisó

 

La publicación de textos e imágenes en papel tiene ya una historia que se remonta casi a la aparición misma de la letra escrita. Desde entonces, hay una pauta que conforma el respaldo básico para quien se inicia en el arte de editar, debido a que es también una concepción gráfica y espacial de la escritura que compartimos hasta hoy: todos sabemos que se escribe y se lee de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha, por lo mismo, el texto tiene un arriba y un abajo, y se dice, en el área de diseño, que el lado derecho es superior al izquierdo en una hoja.

Claro que como todo en la vida se ha intentado innovar, modificando esta pauta. Por ejemplo, Julio Cortázar concibió Rayuela como un texto cuya lectura podía emprenderse desde cualquier punto, aunque su publicación como libro hiciera de esto más una intención que un hecho. De igual forma, los ideogramas utilizados en la poesía por José Juan Tablada, intentan subvertir el orden gráfico y espacial de la escritura, aunque con limitaciones significativas, al convertirse más en imágenes que en textos.

Pero la edición digital ha venido a ofrecer hoy, a textos como el de Rayuela, la alternativa de ser leídos sin la limitación de las páginas que se suceden; y a los ideogramas de Tablada, la posibilidad de una edición con una versión distinta de la gráfica y el espacio de la escritura.

En efecto, la edición digital permite concebir la edición como la formación de una estructura sobre la cual trazar distintas rutas de lectura a decisión del lector, ya no de manera metafórica sino virtual. A la vez, aunque hay un arriba y un abajo, y el orden de lectura sigue siendo el mismo, la pantalla ofrece un espacio completamente distinto a la hoja; un espacio donde la palabra que, también es imagen, cobra una naturaleza diferente, puede ser, por ejemplo, penetrada, y ser ruta a nuevas imágenes y palabras.

Pero, a la apertura de horizontes distintos para la edición, respecto a la lectura y escritura, corresponde la ausencia de una tradición y de una cultura de la escritura. Esto es algo que en la Revista Digital Universitaria hemos asumido desde hace unos nueve números y, por ello, hicimos de esta falta de tradición editorial digital, un tema que tendría que ser, al mismo tiempo, objeto de interés de la revista, pero también un punto de partida para elaborarla: la revista debía ir generando sus parámetros editoriales prácticamente en todos los niveles, a partir de la experiencia acumulada, pero de igual forma de la experimentación.

Por supuesto, hemos tenido que enfrentarnos al hecho de que nosotros podemos querer pensar en términos de publicación digital, pero nuestros colaboradores siguen pensando todavía en textos dirigidos al papel, incluso algunos que forman parte del equipo que produce la revista. Nuestro trabajo, entonces, ha sido, en muchos casos, convertir textos concebidos para una lectura en papel, en objetos pensados en términos de profundidad, pues la invitación de la edición en línea parece ser la de llevar hacia “adentro” del texto, siguiendo muchas direcciones.

Esto ha implicado romper con la concepción lineal del texto, aprender a detectar sus niveles de profundidad qué es lo que está más adentro, qué más afuera, así como identificar el lugar que las imágenes y sonidos tienen dentro de un objeto que se lee, pero se recorre, en fin, se abre.

También se han modificado formas clásicas de redacción en papel, que implican ir generando vínculos entre los párrafos, suprimiendo algunas veces esas frases que recuerdan al lector lo que leyeron “arriba”, porque ahora, en realidad, lo de “arriba” y lo de “abajo” pueden bien ser textos a los que se llega por el costado.

Por eso, también hemos tenido que dejar de hablar de artículos o incluso de textos, para hablar de objetos, pues eso es en realidad lo que publica la Revista, porque ya no se trata de pensar en letras, palabras y oraciones escritas, sino también habladas, dichas. Se trata de pensar en sonidos y en videos, cuya publicación impulsamos, los cuales son formas válidas para la construcción de objetos en línea y por ello mismo, para colaboración con la Revista Digital Universitaria, junto con presentaciones y animaciones construidas en sistemas digitales.

Por supuesto, esto puede variar completamente en muy poco tiempo, porque el medio en que se publica la revista, Internet, cambia muy rápido, y las tradiciones apenas están siendo establecidas. Pero eso es, en realidad, lo fascinante de hacer edición digital.

Para mayor información:

http://www.cem.itesm.mx/dacs/publicaciones/logos/anteriores/n27/
fcontreras.html

http://www.revista.unam.mx

http://personales.jet.es/inforpesca/concepto.htm

Inicio | Contacto |