Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 1, Número 9, Junio de 2002
UNIVERSIDADES DEL FUTURO

Larisa Enríquez Vázquez

 

 

Reflexiones en torno a la conferencia magistral dictada por el Dr. Richard Katz1 durante el congreso Distance Learning and the Internet 2002, realizado en Australia.

Las universidades del futuro deben hoy, buscar colaboraciones y socios a distintos niveles para enfrentar los nuevos y crecientes retos que la sociedad moderna exige actualmente; deben también estar preparadas para el cambio inevitable que traen consigo las tecnologías de la información en el ámbito educativo y sobre todo, contar con programas de educación a distancia que respondan adecuadamente a las necesidades de los diversos sectores que conforman las sociedades modernas.

Esta importante propuesta presentada por el Dr. Richard Katz, en la conferencia magistral que dictó recientemente, contribuye a responder las preguntas recurrentes de miembros de los ámbitos educativos y gubernamentales que tienen ingerencia en la educación: ¿cuál es el papel que deben asumir las universidades? ¿Cómo responder de manera óptima a las diversas necesidades de capacitación y actualización profesional? ¿Cómo mantener e impulsar el trabajo de investigación realizado en las universidades?

Actualmente nos encontramos en una sociedad basada en el conocimiento, donde el mayor estímulo para impulsar el estudio entre las poblaciones, lo representa el desarrollo humano, sin embargo, éste no es el único motivo. Existen también otras cuestiones que no han sido contempladas por las universidades como son: ganar dinero, servir a las políticas de desarrollo de las naciones e impulsar al capital intelectual, que permita incorporarse en una economía basada en el conocimiento.

Si bien es cierto que están surgiendo nuevas instituciones de educación superior, que no tienen necesariamente un compromiso histórico con la sociedad en la cual se encuentran, sí muestran interés en el uso educativo de las tecnologías, razón por la cual están dispuestas a responder de manera inmediata a las necesidades de educación superior, capacitación y actualización profesional.

La universidad del conocimiento (que se prevé para el futuro) estará basada en portales, redes y mul-timedia; con una educación individualizada que llegue justo a tiempo de quien la necesite y de manera modular. El mercado de dicha educación serán las comunidades de intelectuales y científicos, las agrupaciones especializadas y la sociedad en general.

No obstante, la gran mayoría de la población no se encuentra preparada para ello, en ese sentido, no podremos hacer educación a distancia por nosotros mismos en todas las áreas del conocimiento y satisfacer los mercados anteriormente mencionados, de manera que tendremos que buscar colaboraciones y socios a distintos niveles; ya sea mediante franquicias, compartiendo cursos o programas de licenciatura y posgrado con otras universidades o bien, a través de empresas privadas (Bates, T. 2002).

ESTRATEGIAS PARA EL DESARROLLO DE LAS UNIVERSIDADES DEL FUTURO

  • Trabajar en intensa colaboración (codo a codo).
  • Dominar círculos.
  • Especializarse.
  • Jugar a la defensiva.

El marco contextual que el Dr. Katz sugiere para implementar las colaboraciones entre universidades es el siguiente:

El primer punto se refiere a la importancia de tener claro el porqué se quiere incursionar en el área de la edu-cación a distancia y aprendizaje distribuido antes de hacerlo, identificando los objetivos que tie-nen las instituciones, junto con los posibles socios in-teresados en par-ticipar en dicho proyecto.

Las universidades deben saber cuáles son sus áreas de liderazgo y los elementos atractivos de negociación que pueden ofrecer a sus socios; así como también reconocer las áreas débiles donde requieren ayuda, para establecer con claridad el tipo de acuerdos institucionales que se realizarían.

Dados estos aspectos, se pueden analizar y comparar los diferentes panoramas que ofrecen los diversos socios, considerando no solamente la viabilidad económica del proyecto, sino también la sustentabilidad y fortaleza de éste para establecer convenios exitosos de colaboración.

De acuerdo con Richard Katz, para las colaboraciones entre universidades, existen ciertas consideraciones a tomarse en cuenta y que apuntalan estas áreas de asociación, de manera más eficiente:

  • Proporcionar y desarrollar aplicaciones haciendo uso de los estándares, de tal manera que permitan su portabilidad.
  • Especificar protocolos para el intercambio de propiedad intelectual.
  • Establecer estándares para la evaluación de programas y cursos a distancia.
  • Identificar servicios que se puedan compartir como la atención a alumnos, bibliotecas digitales y objetos de aprendizaje, entre otros.

Si bien Richard Katz presenta el estado actual de la educación superior y sugiere aspectos importantes que permitirán fortalecernos como instituciones, debemos pensar que todas estas sugerencias no son para mantenernos en un mercado competitivo de negocios, sino para continuar ofreciendo educación de alta calidad, con niveles de excelencia similares a los de otras universidades. No debemos olvidar que el principal compromiso de la Universidad Nacional Autónoma de México con la sociedad mexicana, es brindar acceso a una educación superior de calidad, y la educación a distancia contribuye a este fin.

La educación a distancia ofrece oportunidades de educación, capacitación y actualización profesional a personas de diferentes comunidades y ciudades, quienes por algún motivo no pueden asistir al campus universitario; además plantea nuevas oportunidades para el área de la investigación, facilitando la colaboración con otros investigadores. Con el uso de tecnologías como Internet, Internet 2 y las redes de videoconferencias tenemos, no solamente la posibilidad de escuchar e interactuar con estudiantes, profesores e investi-gadores de otros países, sino también podemos compartir recursos (bibliotecas digitales, materiales didácticos, aplicaciones remotas, simuladores, etc.), ya sea para reforzar nuestros programas académicos, ampliar las fronteras de la investigación e integrar equipos internacionales de trabajo y/o discusión.

Cuando se mantienen presentes estas dos premisas: educación e investigación, se identifican clara-mente cuáles son aquellos socios que nos auxiliarán en el desarrollo óptimo del compromiso existente con la sociedad mexicana para ofre-cer el acceso a la educación y man-tenernos a la cabeza como centro de investigación del país.

Cabe señalar que este congreso internacional fue organizado por la Association of Pacific Rim Universities2, de la cual es miembro la UNAM, institución que estuvo representada en el Comité Académico, por tercera ocasión consecutiva, por el Dr. Alejandro Pisanty Baruch, titular de la Dirección General de Servicios de Cómputo Académico, quien comentó que el uso apropiado de Internet en la educación debe estar guiado tanto por el uso de la tecnología, como por la integración de ésta en una organización renovadora.


1 Richard N. Katz es vicepresidente de EDUCAUSE y director del Centro para la Investigación Aplicada del mismo organismo; es un autor internacionalmente reconocido que ha publicado libros, artículos y monografías sobre cambio organizacional e información tecnológica en la educación superior. Su libro “Que bailaba con el diablo” fue catalogado por Lingua Franca, como uno de los 10 libros de mayor impacto para la educación en 1999. Obtuvo su licenciatura y maestría en Administración de Negocios por la Universidad de Pittsburgh y la Universidad de California, campus Los Angeles, respectivamente.

2 http://www.usc.edu/ext-relations/news_service

Inicio | Contacto |