Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 1, Número 10, Julio de 2002
LA PIRATERÍA, DELITO DIFÍCIL DE SANCIONAR

Entrevista al Lic. Mauricio Jalife Daher, fundador del Centro para el Estudio y la Difusión de la Propiedad Intelectual (CEPDI), Secretario de la Asociación Mexicana para la Protección de la Propiedad Intelectual (AMPPI), abogado especialista en Derechos de Autor y Propiedad Intelectual y árbitro de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual.

Margarita Aguilera Flores

 

Internet no cambia las reglas del juego, ni las leyes que protegen los derechos de autor y la propiedad intelectual; el trabajo derivado de la creatividad, investigación o innovación tecnológica y que además requiere de inversiones económicas para llevarse a cabo, debe estar protegido contra el plagio y la mutilación.

Internet se ha convertido en una forma novedosa de explotación de obra que con ayuda de equipos domésticos de cómputo, facilita la reproducción pirata o ilegal, de obras de diversa índole, acción que debe ser sancionada como en cualquier otro medio, aunque en México, la legislación actual dificulta la sanción legal para quienes la realizan y más aún, re-presenta un obstáculo para erradicarla.

Existe una falta de voluntad por parte de las autoridades mexicanas y extranjeras para solucionar a fondo este problema social, económico y comercial, que actualmente involucra a ocho millones de personas, dedi-cadas a la economía informal.

Esta "economía" está nutrida por cuatro tipos de bienes ilegales: los falsificados o piratería dura, el con-trabando, la mercancía robada y la mercancía adulterada, como vinos y perfumes.

En materia de derechos de autor en Internet, es muy difícil seguir un caso legal y perseguir a un infractor debido a la dificultad que representa ubicarlo físicamente, ya sea por ejemplo, porque se encuentre en un país distinto al propio donde se comercializa o trafica con las obras.

En el caso de Internet, el problema es estrictamente de orden material y constituye una violación a los derechos de autor. Antes, durante y después del surgimiento de esta tecnología no se han definido variantes en términos éticos y legales; Internet plantea nuevos desafíos que en la parte autoral no se habían enfrentado anteriormente, debido a que ha potencializado las condiciones para generar reproducciones no autorizadas de obras, mutilaciones y sitios no autorizados o ilegales. Un caso típico de este fenómeno lo evidencia claramente Napster que funcionaba sin pagar regalías, sin embargo, a raíz del problema legal que se suscitó, actualmente no existe un atrevido, que administre un sitio similar en la Web, por medio del tráfico de obras sin pagar regalías.

También comienza a generarse un entendimiento sobre las reglas autorales vigentes, por lo que incumplirlas representará el seguimiento de un caso criminal; para quienes editan una revista sin pedir autorización en la reproducción de contenidos, para la publicación de un libro o parte de él sin autorización del autor o editor, para la copia ilegal de CD-ROM, software, películas y otros bienes.

Aunque la piratería sea en Internet, cada vez es más factible localizar por este mismo medio a quien lo hace. La Procuraduría General de la República y la Policía Federal Preventiva, cuentan con una Fiscalía Preventiva para investigadores especialistas en crímenes informáticos, encargada de vigilar la red y que normalmente valiéndose de la tecnología, aclara las investigaciones de ilícitos desde la Web.

Las investigaciones iniciaron para perseguir a los autores de pornografía infantil, actualmente se rutea, se detecta o identifica la ubicación física de la computadora desde la cual sale cierta información.

En México no hay realmente sitios Internet dedicados al plagio de obra masiva, por lo menos no se han denunciado, la piratería todavía es callejera o de coladera.

LA PIRATERÍA PODRÍA SOLUCIONARSE CON VOLUNTAD QUE NO HAY

El problema de la piratería puede solucionarse con voluntad, sin embargo, de acuerdo con Jalife, no existen las "ganas de erradicarla". La razón, es que las autoridades no quieren hacerlo, pues se "generaría una atención social muy grande, que involucra a ocho millones de mexicanos dedicados a la economía informal".

Lo anterior se explica de la siguiente manera: la piratería es un bien que alimenta la economía informal y suprimir del mercado informal los bienes piratas falsificados o adulterados, significa dejarlo sin posibilidades de traficar, contrabandear y de vender. La acción de vender es usualmente una ventaja competitiva, además de vivir en la informalidad.

Por cada diez puestos en la calle de mercancía de economía informal, ocho son piratas, que contrabandean con mercancía robada o ilegal. Romper con este esquema repre-senta modificar el futuro de ocho millones de mexicanos que a su vez, representan al mismo número de familias involucradas de alguna manera en este tipo de economía.

CAMBIOS LEGALES: UNA ALTERNATIVA

En su dictamen, Mauricio Jalife sugiere cambios legales persuasivos y definitivos que permitan erradicar el problema o disminuirlo en niveles importantes. "La solución es simple, contamos con una legislación irreal, delirante, absurda, solemne, que no sirve", es muy difícil perseguir un caso de piratería en México, debido a la serie de ambigüedades y contradicciones, al final pareciera que el sistema mismo propicia, estimula y fomenta situaciones de piratería, dijo.

La "lectura" es que a alguien o "alguienes", no están interesados en que la piratería termine. Es importante averiguar quiénes financian estas actividades que cuestan una fortuna y que representan ganancias similares, además de que son intocables. No importa quien tiene el "puesto" en el tianguis, carga la mercancía, maneja la camioneta o "mete" discos en un reproductor en "Tepito" o cualquier otro lugar, ellos pueden ser detenidos y sancionados, pero al día siguiente salen a las calles otros: es importante dar con las "cabezas", apuntó el especialista.

TRES MEDIDAS

En principio es indispensable modificar el sistema legal, es decir que no sea un delito que se persiga por querella o denuncia previa, esto significaría que el propio Estado Mexicano, actuara de oficio. En la actualidad, sólo el titular del derecho debe presentar una querella o denuncia, de otra forma no hay averiguación.

Al igual que en otros países del mundo, es necesario crear comandos especializados de policía, bien pagados y entrenados, que sepan de piratería, pues el modo de operación en que trabajan es mediante redes amafiadas, similares al narcotráfico, perfectamente equipadas y comunicadas.

Para combatirlas, se necesitan investigaciones sistemáticas y científicas. No se puede improvisar con investigadores que antes se dedicaron a resolver homicidios o delitos forestales; necesitan aprender y conocer el fenómeno de la piratería, cómo y dónde opera, las rutas que escogen y cómo se mueven estos grupos, ya que la piratería funciona entre países, en algunos casos se importa y en otros se exporta.

El tercer punto, consiste en modificar la legislación para que exista una especie de certificación de legalidad de mercancía, es decir exigirle a quien vende bienes en la vía pública un permiso o autorización de mercancía; de no tenerlo, las autoridades podrían decomisar dichos bienes hasta que se aclare el incidente, ello evitaría la corrupción y dejaría de afectar los eslabones de la cadena, que finalmente son reemplazados como los vendedores, distribuidores o encargados del depósito hasta llegar con los peces gordos.

PIRATERÍA CASERA Y DE LABORATORIO

La piratería casera no demanda mayor inversión, 40 mil pesos aproximadamente, basta con tener cinco máquinas reproductoras de CD-ROM y en un día duplicar entre 50 y 80 discos. Otra es la piratería de laboratorio, espacio habilitado para reproducir 100 mil copias al mes, la inversión oscila entre uno y dos millones de pesos, el equipo lo conforman máquinas de alta velocidad que reproducen 50 CD-ROMs de un solo golpe, en cuestión de minutos.

El laboratorio surte a las cadenas o circuitos comerciales establecidos, es decir, proveen a sus mayoristas y a su vez, a los vendedores o tiangueros.

ALGUNOS NÚMEROS ...

Actualmente el mercado de software pirata en México es del 55% y de CD-ROM de música es del 80%, en este rubro el porcentaje indica que hay cinco discos piratas en circulación por un disco legal.

El grueso de la piratería de software se ubica regularmente en las empresas, motivo por el cual es más fácil reconvertirlas a la legalidad; mientras que en el caso de discos y películas, las personas físicas son los principales consumidores de estos artículos.

En cuanto a materia de software, el avance ha sido mucho más rápido que en el otro mercado; algunas disqueras han decidido no invertir un centavo más en este negocio hasta que no bajen los niveles de piratería, pues sus ventas han disminuido considerablemente.

Esta es una problemática que debe ser vista desde diversos ángulos y que se registra en el ámbito mundial. México es uno de "los más destacados exponentes de la piratería a nivel internacional", apuntó Jalife Daher, quien también explicó que en términos globales en la piratería de bienes de todo tipo, nuestro país ocupa el segundo lugar, siendo Rusia el primero; particularmente en discos como CD-ROM tenemos el tercer lugar después de Rusia y China.

En software la "posición de mercado" es la catorceava, debido a las campañas realizadas por Business Software Alliance y que han sido emprendidas como modelo para América Latina, con resultados estimulantes a favor de la industria de software legal. http://www.bsa.org/mexico

Para mayor información sobre derechos de autor y patentes, consulte la versión electrónica en donde el Comité Editorial presenta algunas definiciones y procedimientos. http://www.ompi.org y http://www.impi.gob.mx

PARA ENTERARSE MÁS...

   

Inicio | Contacto |