Universidad Nacional Autónoma de México
Dirección General de Servicios de Cómputo Académico
Año 7 Núm. 74, Publicación Mensual, 27 de Noviembre de 2008

ARTÍCULOS

 

Año 1, Número 7, Abril de 2002
EL LIBRO DIGITAL
...UNA REALIDAD

Entrevista al Mtro. Juan Voutssás Márquez
Director de Sistemas. DGSCA, UNAM

 


Hace algunos años era prácticamente imposible el poder consultar libros a través de la Red, en nuestros días el libro electrónico se convierte en una atractiva fuente de información multimedia para variados sectores de la población, por ello entrevistamos al Mtro. Voutssás, experto en el tema, quien tiene una gran experiencia en el desarrollo de publicaciones digitales.

¿MAESTRO, NOS PUEDE COMENTAR SOBRE EL CONCEPTO DEL LIBRO ELECTRÓNICO?

Originalmente, el libro electrónico, como se le llamó hace algunos años, era una mera transformación del libro que conocíamos en papel, pero puesto en una pantalla electrónica, exactamente con el mismo formato e idéntica presentación; de hecho, la computadora se convirtió en un pasa páginas; el libro se veía en la pantalla en vez de tenerlo físicamente en papel. Este, diríamos, fue el primer concepto, el cual era muy sencillo y modesto. En estos momentos, el libro electrónico sigue evolucionando y se encuentra ya en otro contexto más real y acabado, sin que esté totalmente terminado.

¿CUÁLES SON LOS CAMBIOS QUE HA EXPERIMENTADO EL LIBRO DIGITAL?

En la actualidad estos libros no son sólo pasa páginas, se les pueden dar muchos y variados formatos; distintos a los que puede tener un libro en papel, incluso ya se pueden utilizar hipertextos con objeto de consultar otras secciones del libro como su glosario, una serie de definiciones internas o incluso sitios fuera del mismo libro vía la Red. En ese sentido, el libro digital interacciona con otras partes de éste y con diversos usos de la Red para obtener una serie de funciones que antes era difícil concebir. El libro además se convierte en un instrumento multimedia.

¿CÓMO SE DA ESTE ELEMENTO MULTIMEDIA?

Las imágenes fijas que se encuentran dentro de un texto en los libros de papel, el multimedia las puede presentar en movimiento. Por ejemplo, un libro común sobre moléculas nos explicaría las características físicas de las moléculas y tal vez nos mostraría cómo se observan de frente o por detrás; con la nueva tecnología, es posible presentar imágenes de la molécula y hacerla girar 360 grados para conocerla desde todos sus ángulos. Esta herramienta no se podía siquiera imaginar hace una década y ahora es una realidad.

¿EN QUÉ OTRO ASPECTO SUPERA EL LIBRO ELECTRÓNICO AL IMPRESO?

Con éstos se evitan los procesos de revisión y edición que tardan hasta un año, para obtener los originales que permiten iniciar la impresión del libro; además de que las ilustraciones de los libros electrónicos son de mejor calidad. Igualmente, los mecanismos de comercialización y distribución son más fáciles y de menor costo por las propiedades físicas que los distinguen de los libros tradicionales.

¿NOS PUEDE COMENTAR MÁS SOBRE ESTE PROCESO DE COMERCIALIZACIÓN?

En un inicio, la comercialización de los libros electrónicos era casi imposible, pues se encontraban en formatos HTML o PDF, lo que los hacía estar al alcance de cualquiera que tuviera acceso al WWW. Por ello se consideró necesario establecer sistemas de co-mercialización donde fuera nece-sario pagar para obtener una copia de cualquier libro que se encontrara en la Red. Además, se debieron proteger las copias que se vendieron para que no pudieran ser reproducidas, con la finalidad de proteger los derechos de autor y no dañar el mercado de las publicaciones tradicionales.

¿YA SE ESTÁN REALIZANDO TRABAJOS EN ESTE SENTIDO?

Se ha comenzado a limitar el número de copias que se pueden realizar. Esta es una de las similitudes que los libros electrónicos tienen ahora con los comunes, es importante comercializarlos de igual forma, restringiendo su uso a partir de su pago previo, para no atentar en contra de los intereses de las empresas editoras y de los autores. Esto se logrará poco a poco; no obstante se puede comenzar con la colocación de marcas electrónicas a las páginas, que no sean visibles en la pantalla, pero que permitan certificar de dónde provienen y cuál es el origen de la copia. Su correcta comercialización dependerá directamente de la creación de mecanismos de seguridad que se desarrollen para proteger y controlar la distribución de copias. Estas aplicaciones también deben adaptarse a la realidad de las bibliotecas. En este caso, los libros electrónicos podrían tener un seguro que no permita su reproducción, e incluso un tiempo de vida para que expiren cuando no sean entregados a tiempo.

El análisis y desarrollo de la comercialización de los libros electrónicos, debe ir a la par de los medios para su lectura. En el pasado, sólo se contaba con las computadoras comunes y sus pantallas, por supuesto, esto evitaba la posibilidad de llevar estos libros a diferentes lugares fuera de la oficina o la casa. Las lap tops resolvieron en parte este problema, aunque su elevado precio y la limitada vida de sus pilas resulta ser también un obstáculo. Luego llegaron las palm tops, con buena durabilidad de su fuente de energía, muy fácil transportación y precio accesible, pero que debido a sus reducidas pantallas no resultan ser un medio de lectura apropiado.

La solución podrían ser las “tabletas electrónicas” que contaran con una pantalla de tamaño apropiado para facilitar la lectura de los libros electrónicos, pero con una memoria de almacenaje reducida, sin procesador, disco duro, CD-ROM ni otros accesorios innecesarios que sólo elevarían su costo. Su uso, además de consistir en un depósito de libros, se extendería al de libreta de apuntes, entre otros; siempre en función de su fácil transportación y lectura en relación con su tamaño.

¿EL LECTOR TRADICIONAL ES DIFERENTE AL USUARIO DEL LIBRO DIGITAL?

Tenemos que tomar en cuenta, que uno de los principales propósitos de los libros multimedia, es el de proporcionar una fuente de información de fácil acceso. Por supuesto, éstos no conllevan muchas de las características de los libros tradicionales. En dichos casos, las personas no sólo buscan satisfacer la necesidad de información o contenido que estos libros pueden proporcionar, pretenden también, obtener ciertas características como el tipo de papel, impresión, grabados, pastas, portadas, etc., que de los libros electrónicos no se podrán obtener. Un libro lo busco por el valor de su información y tal vez para conservarlo.

¿USTED HA INCURSIONADO EN LA CREACIÓN DE ESTE NUEVO TIPO DE LIBROS?

Estamos trabajando en el análisis de diversas propiedades de distintas propuestas que nos han presentado. Es decir, ya se han creado varios productos, de los cuales, estamos decidiendo cuáles son sus características más funcionales, pero que tenemos que seguir desarrollando y mejorando.

   

Inicio | Contacto |